La amistad es un don que Dios nos ofrece

¿Será que tu reconoce los dones que Dios pone en tu disposición? Esta es una pregunta crucial y el punto de partida de este texto, porque nosotros tenemos muchos dones cuanto los imaginamos; ahora, es necesario reconocer y profundar un poco más sobre un gran don, el de la amistad. Considerando que amistad supone cierta intimidad, vamos, a lo largo de esta reflexión, comprender un poco más sobre tu valor y tu sentido en nuestra vida. Una vez que, ese don, a principio externo a nosotros, nos toca por dentro.

Aún Cardinal Ratzinger, en la capilla Papal, en Roma (Italia), dictó una bella homilía que abre nuestros horizontes y trae con todo lo que es verdaderamente una amista basada en la relación de Cristo con sus discípulos y de los mismo con el Cristo: “(…) No existen secretos entre amigos: Cristo nos dijo todo cuando escucha el Padre; ofrece su plena confianza y, con la confianza, también el reconocimiento. Nos revela su rostro, su corazón. Nos muestra su ternura por nosotros (Homilía de la Santa Misa «Pro Eligendo Romano Pontífice», en 18 de abril de 2005).

Foto: seb_ra by Getty Images

La amistad en la pos modernidad

En la actualidad, hablar sobre amistad en sí es muy complicado. Nuestra sociedad, caracterizada por la “pos-modernidad”, lleva en su interior un querer de que todo se convierta objeto, incluso la amistad. Así, se convierte imposible una relación porque no hay profundidad ni verdades que construye; al revés de confianza y conocimiento, hay solo utilitarismo, frialdad, superficialidad etc.

Percibe que, en la amistad, hay necesariamente una comunión de voluntades con libertad y bondad, al revés de tiranía y manipulación. Buenos amigos nos convierta amigos de nosotros mismo y nos hacen crecer, nos dan descanso con buenas conversas. Hay momentos que son confidentes, hay momentos que nos dicen verdades como si mirase en una espejo. Además de eso, amigos nunca van ser enemigos.

Lee más:
.:La amistad es la practica mas perfecta del amor
.:Una amistad verdadera construye lazos que no son rotos
.:La amistad que no nos decepciona

Contribuye también Aristóteles, filosofo del periodo clásico griego; él es categórico al afirmar que “cuanto al fundamento de la amistad, puede ser la utilidad reciproca, el placer o el bien, pero por supuesto que, mientras la amistad fundada en la utilidad o en el placer esta destinada a acabar cuando el placer o la utilidad cesan, la amistad fundada en el bien es la más estable y segura, por lo tanto la verdadera amistad” (Ética a Nicômaco, VIII, 3, 1.156 a6 ss.). Jesús de Nazaret, todavía, aún más profundo; deja entrever en Sus palabras que todos los que se relacionan con nosotros son cercanos y merecen el amor.

Por fin, ¿cómo no entender que la amistad es un don si hasta Jesús, que es Dios, tenía Lazaro como amigo? Amistad es parte de nuestra vida y el hombre no vive solo. Abre tu corazón y tu visión para la belleza que te acerca, para las simplicidad de una conversa verdadera y que no tiene compromiso. Hay una centella de Dios en cada uno de nosotros, solo por eso ya deberíamos tener para con los demás mayor estima y gratuidad. Que un día tu escuches de alguien, bien como de Dios: mi amigo.

Guilherme Razuk
Guilherme Henrique de Lima Razuk es candidato a las ordenes en la Comunidad Canção Nova. Graduando del curso de Filosofía (licenciatura) por la Facultad Canção Nova, Cachoeira Paulista – SP (Brasil), él actúa en la liturgia durante los eventos realizados por la comunidad católica. Razuk es producto de contenido de algunas categorías de este canal formativo.

Deja un comentario