La batalla es del Señor

Por: Neil Velez
Msioneros de Jesús

(2 Cr 20,15)

Los habitantes de Judá y Jerusalén estaban amenazados de guerra por los Moabitas y Amonitas, un gran ejército venía en su contra.

El Rey Josafat, sintió miedo, pero en su miedo decidió consultar a Dios. El miedo es un sentimiento que revela nuestra inseguridad como hombres. ¡Nuestra inseguridad en Dios! Yo creo que el hombre que verdaderamente conoce a Dios tiene su esperanza puesta en Él, y en su Dios confiará. Las circunstancias de la vida llegarán y en nada se afanará, pues sabe que Él le cuidará.

El Rey Josafat hizo lo siguiente: Depositó en Dios sus problemas. Dice la [1 Pe 5,7] – “Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque Él se interesa por ustedes”. Josafat en el medio de sus problemas anunció ayuno y oración, y delante del altar empezó hablar con Dios y hacerle recordar sus promesas.

¡El conocimiento de Dios, es lo que nos hace fuertes, nos da fe! Es ese conocimiento que nos fortalece!

Josafat hace lo siguiente:

1. Convoca al pueblo a un ayuno, el ayuno nos da la fuerza, porque es un morir a nuestra carne.
2.
Convoca al pueblo a la oración. La oración es tener un diálogo con Dios.
3
. Aclama la Palabra y promesas de Dios, no hay nada más seguro que la Palabra de Dios, ¡se tiene que manifestar!

(Is 55,11) – “Así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto”. Cuando Josafat hace estas cosas activa el espíritu de Dios en su vida y en su pueblo [2 Cr 20,14] Él conoce esto y este conocimiento, activa la Gloria de Dios.
Ahora observa esto [V.15] luego que el espíritu de Dios es manifestado, ahora Dios les dice y le confirma, que Él está presente en su vida que confiara y ahora caminara en fe.

“Fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos”. [Heb 11,1].

Josafat, ahora creyendo, empieza a caminar en fe. [V.21] Nombra algunos cantores para que alabaran al Señor con el himno:”Den gracias al Señor, porque su amor es eterno.”
Y dice La Palabra (V.22) luego, en el momento en que empezaron a cantar con alegría himnos de alabanza, el Señor creó confusión y fueron derrotados.

Observa: …Ellos están dando gracias a Dios, antes de recibir Su victoria ¡Eso es fe, La plena seguridad que vas a recibir lo que estás esperando!

[Mc 11,24] – “Todo lo que pidas en la oración, creyendo que ya tienes lo que él te concederá.”

Les dijo “no tengan miedo ni se asusten,” ¿Por qué?

Porque la batalla es de Dios. Hermano, en tu momento de tribulación confía en Dios, deposita en Él todas tus preocupaciones pues Él se interesa por ti! Y si se interesa por ti, créelo hermano que Él cuidará de ti.

Hermano, si Dios está contigo quien contra ti. [Fil 4,13] – “A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece”.

En la República Dominicana se me acercó un hombre que tenía tres tumores, en su cabeza, garganta y cuello. Yo le dije que oremos a Dios, luego de orar yo le dije al hermano, que Dios ahora tenía su problema (enfermedad) y que si Él lo tenía, Él cuidaría de él, luego le dije: Ahora demos Gracias a Dios, por lo que creemos haber recibido y en el momento que el hermano empieza a dar Gracias los tumores que tenía desaparecieron para la Honra y Gloria de Dios.

¡Hermano, la batalla es de Dios!

Oración:
Dios todo poderoso ayúdame a conocerte cada día más,
que pueda yo caminar en fe y alcanzar tu Gloria. Amén

Deja un comentario