La fe vence todos los obstáculos

La gracia de Nuestro Señor Jesucristo puede vencer cualquier obstáculo en nuestra vida. Necesitamos seguir siempre adelante, sin nunca desanimar ni estar presos al pasado. Miremos adelante, hacía arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. (Col 3, 1).

Solamente caminando en la luz de la fe somos capaces de ver más allá de las dificultades y de los límites humanos. Sin la mirada de fe, desanimamos. Necesitamos tener la misma postura de Abraham, que: Por el contrario, ante la promesa divina, no cedió a la duda con incredulidad; más bien, fortalecido en su fe, dio gloria a Dios, con el pleno convencimiento de que poderoso es Dios para cumplir lo prometido.

El Señor tiene muchas promesas para nuestra vida y necesitamos asumirlas en la fe, como Abraham, y esta actitud de fe le fue “le fue reputado como justicia”. (Rom 4, 22).

Pidamos, hoy, al Espíritu Santo que reavive nuestra fe. Caminemos en la seguridad de que siempre la gracia de Dios es mucho mayor de nuestros limites y flaquezas; y unidos a él esforcémonos para vivir santamente en cada momento a lo largo del día, aunque todo parezca que está mal.

Señor, queremos confiar hoy en ti y caminar contigo.

Jesús, yo confío en ti.

Luzia Santiago
Co-fundadora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario