La fiesta de Corpus Christi

Todo católico debe participar de esta procesión

En el Jueves Santo es el día de la institución de la Eucaristía, pero el recuerdo de la Pasión y Muerte del Salvador no permite una celebración festiva. Por eso, en la Fiesta de Corpus Christi los fieles dan gracias y alaban a Dios por el don inestimable de la Eucaristía. Ella contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, el propio Cristo.

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

La Fiesta de Corpus Christi surgió en el siglo XIII, en la diócesis de Liege, en la Bélgica, por iniciativa de la monja Juliana de Mont Cornillon (†1258), que recibió visiones en las cuales el propio Jesús le pidió una fiesta litúrgica anual en honor del sacramento de la Eucaristía. Esa Santa fue priora de la Abadía de Cornillon y tuvo, según la tradición, una visión de la Iglesia bajo la apariencia de una luna llena con una mancha negra, que significaba la ausencia de esta solemnidad. Juliana comunico esta imagen a Monseñor Roberto de Thorete, obispo de Liége, también al doctor Dominico Hugh, más tarde cardenal legado de los Países Bajos y Jacques Pantaleón, más tarde el Papa Urbano IV. La solemnidad mundial de Corpus Christi fue promulgada en 1264, 6 años después de la muerte de la hermana Juliana en 1258, con 66 años. La santa fue canonizada en 1599 por el Papa Clemente VIII (1592-1605).

El milagro de Bolsena: Cuando el Padre Pedro de Praga, de la Boemia, celebro una Santa Misa en la cripta de Santa Cristina, en Bolsena, Italia, ocurrió un milagro eucarístico: de la hostia consagrada comenzaron a caer gotas de sangre sobre el corporal después de la consagración. Incluso hoy conserva, en Orvierto, los corporales donde se apoyaba el cáliz y la patena durante la Celebración Eucarística y también se puede ver la piedra del altar en Bolsena, manchada de sangre.

El Papa Urbano IV (1262-1264), que vivió en Orvieto, cerca de Bolsena, donde vivía San Tomás de Aquino, informado del milagro, ordenó al Obispo Giacomo que llevase las reliquias de Bolsena a Orvieto. Esto fue hecho en procesión. Cuando el Papa encontró la Procesión en la entrada del Orvieto, habría pronunciado ante la reliquia eucarística las palabras: “Corpus Christi”. En 11/08/1264 el Papa emitió la Bula “Transiturus del mundo”, en el que prescribió que, en el jueves después de la octava de Pentecostés, fuera oficialmente celebrada la fiesta en honor al Cuerpo del Señor. San Tomás de Aquino fue encargado por el Papa para escribir el Oficio de la celebración.

En 1317, el Papa Juan XXII (1316-1334) publicó en la Constitución Clementina el deber de llevar la Eucaristía en procesión por las calles. Desde el momento que fue oficializado, la Fiesta de Corpus Christi llegó a ser celebrada todos los años en el primer jueves después del domingo de la Santísima Trinidad. La celebración suele iniciar con la Santa Misa, seguida con la procesión por las calles de la ciudad, terminando con la Bendición del Santísimo.

Todo católico debe participar de esta procesión, porque es la más importante de todas las que ocurren durante el año, pues es la única en la que el propio Señor sale a calle para bendecir a las personas, las familias y la ciudad. En muchos lugares, se creo la costumbre de decorar las casas con altares, flores y las calles con las alfombras ornamentadas, todo en honor a Nuestro Señor Jesucristo, que viene visitar a su pueblo. Todo eso tiene mucho sentido y debe ser preservado.

Lee más:
.:La historia del Corpus Christi
.:Corpus Christi, tu fe te salva

Tradución por: Thaís Rufino de Azevedo

Profesor Felipe Aquino
Consagrado de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario