¿La Iglesia puede impedir un matrimonio?

Muchos matrimonios son declarados nulos por los Tribunales eclesiásticos porque pueden haber faltas

Hace algunos días se publicó que un párroco en Río de Janeiro-Brasil, no aceptó celebrar el matrimonio de una pareja pues juzgó haber un impedimento dirimente, esto es algo que volvería nulo el matrimonio. Algunas personas hasta se revelaron y juzgaron que la Iglesia católica fue cruel con la pareja pero no se trata de eso.

Matrimonio2

Vamos a aclarar la cuestión, sin entrar en mérito de la cuestión del caso en Río. Muchos matrimonios son declarados nulos por los Tribunales eclesiásticos porque pueden haber faltas que hicieron nulo el sacramento, sin valor. Esas fallas fueron muchas, por ejemplo: falta de capacidad para consentir (canon 1095), si uno de los cónyugues no está en juicio perfecto y no tiene condiciones mentales de asumir las obligaciones del matrimonio, ignorancia (canon 1096) sobre la vida sexual en el matrimonio, empleo de simulación para engañar al cónyugue (canon 1101); uso de la violencia o miedo para conseguir el consentimiento del otro (canon 1103); condición no cumplida (canon 1102); falta de edad mínima (canon 1083); impotencia permanente para el acto sexual (canon 1084); el hecho de que la persona ya esté casada (canon 1085); si el cónyugue es un sacerdote o una hermana consagrada (canon 1087 y 1088); rapto del cónyugue (canon 1089); crimen cometido para casarse con alguien (canon 1090); cónyugues parientes (padre e hija, abuelo y nieta, hermanos, etc) (canon 1091); parentezco legal por adopción (canon 1094). En esos casos y en otros, el casamiento sería inválido, entonces el párroco no puede realizar el matrimonio si sabe de esto.

Uno de los impedimentos que el código de Derecho Canónico coloca para la validad de un matrimonio es la impotencia para el acto sexual, permanente e irreversible, comprobada por un médico. Dice el Código del derecho Canónico:  1084 – §1. “La impotencia antecedente y perpetua para realizar el acto conyugal, tanto por parte del hombre como de la mujer, ya absoluta ya relativa, hace nulo el matrimonio por su misma naturaleza.§2. Si el impedimento de impotencia es dudoso, con duda de derecho o de hecho, no se debe impedir el matrimonio ni, mientras persista la duda, declararlo nulo.. §3. La esterilidad no prohibe ni dirime el matrimonio, sin perjuicio de lo que se prescribe en el N1098.”

Es importante notar que la esterilidad no es causa de nulidad. Lo que hace nulo el matrimonio es la imposibilidad definitiva del acto sexual por problema físico o de otra naturaleza. ¿Por qué? Porque una de las finalidades del matrimonio es tener hijos, y ellos solo pueden ser engendrados-por entendimietno de la moral católica- por medio del acto sexual. Este es el propio acto de la pareja que “consume” el matrimonio, sin él el sacramento no será completo, es por eso que la pareja que no puede copular no puede recebir el matrimonio pues sería nulo.

Es bueno decir que esta norma de la Iglesia es atigua, desde el código anterior y está vinculada a la naturaleza del matrimonio.

Lee más:
.:¿Como construir un matrimonio sano?
.:¿Será que tengo vocación para el matrimonio?
.:La Castidad en el matrimonio

Por lo tanto no se trata de una maldad de la Iglesia, sino apenas de una coerencia con el sacramento del matrimonio cuya finalidad principal es generar hijos. Si una pareja recibe el matrimonio con el propósito de no tener hijos nunca, este matrimonio sería nulo. Es por eso que el sacerdote pregunta a los novios en el altar: “están dispuestos a recibir los hijos que Dios les envíe y educarlos en la fe de Cristo y de la Iglesia? la respuesta debe ser “si” para que el matrimonio sea válido. La iglesia enseña que los esposos necesitan estar abiertos a los hijos, excepto en el caso de infertilidad, es como una colmena sin abejas.

“La Sagrada Escritura y la práctica tradicional de la Iglesia ven en las familias numerosas una señal de bendición divina y de la generosidad de los padres”.(CIC, 2373; GS, 50,2). Y concluye diciendo que “los hijos son el don más excelente del Matrimonio y constituyen un beneficio máximo para los propios padres.” (CIC, 2378).

Para la pareja que se aman, pero no puede copular por problemas de salud definitivos y que por eso no pueden recibir el sacramento del matrimonio, hay la posibilidad de que vivan juntos como hermanos, ayudandose mutuamente.

Prof. Felipe Aquino
Profesor Felipe Aquino Matemático, Master y Doctor en Ingeniería Mecánica.

Deja un comentario