La unción del Espíritu Santo en Cristo

Para que puedas reflexionar y comprender el vídeo necesitas ‘accionar el subtitulo en español’:

Bautizados en Cristo y revestidos de Cristo, os convertís semejantes al Hijo de Dios. Con efecto, Dios, que nos predestinó para la adopción de hijos, nos hizo semejantes al cuerpo glorioso de Cristo. efectos, por lo tanto, participantes de Cristo, con toda la razón vos sois llamado “cristo”, esto es, ungidos; fue de vosotros que Dios dijo: No toques en mis ungidos.

Conviértete, además, cristo [ungido] en el momento en que recibiste el antitipo del Espíritu Santo; y todo esto fue realizado sobre vosotros en imagen, una vez que eres imagen de Cristo. En realidad, cuando Él fue bautizado en el río Jordán y comunicó las aguas los fragante y exhalación de su divinidad, y de ellas emergió, el Espíritu Santo consubstancial, reposando sobre Él.

También vosotros, de alguna forma, después emergentes de la piscina de las aguas sagradas, fue administrado el crisma, imagen real de aquel con que Cristo fue ungido y que es sin duda el Espíritu santo. Deste Espíritu también el bienaventurado Isaías, hablando en la persona del Señor, profetizó su respecto: El Espíritu del Señor está sobre mí; por eso él me ungió y me envió para evangelizar los pobres.

La unción Sacramental

Cristo, en realidad, no fue ungido por los hombres con óleo o algún linimento corporal. Fue el Padre, al pre destinarlo como Salvador de todo el mundo, que ungió con el Espíritu Santo. U el profeta David exclamaba: Vuestro trono, oh Dios, es eterno; de justicia es vuestro trono real. Amás la justicia y odias la iniquidad; por eso Dios te ungió con el óleo de la alegría, prefiriendo a vuestros compañeros.

Cristo fue ungido con el óleo espiritual de la alegría, esto es, con el Espíritu Santo. Es llamado óleo de la alegría precisamente porque es el autor de la alegría espiritual. Vosotros, además, fuiste ungidos con el crisma y se convirtió participante de la naturaleza de Cristo.

Cuánto más, no juzgue que este crisma es un óleo sencillo y común. Después de la invocación, ya no es un óleo sencillo o común, pero un don de Cristo y del Espíritu Santo, se convierte eficaz por la presencia de la divinidad. Y así, él es aplicado como unción sacramental sobre la frente y restante sentidos; y, mientras se unge el cuerpo con el óleo visible, el alma y santificada por el Espíritu Santo que da la vida.

Lee más:
.:Mensaje de la catequesis se centra en el sacramento de la Confirmación
.:Nuestra salvación viene del Señor
.:¡Resucitaste con Cristo!

*De las Catequesis de Jeruasalén | (Cat. 21, Mystagogica 3, 1-3: PG 33, 1087-1091)(Sec. IV)

Deja un comentario