Las tentaciones de Jesús

¡En las tentaciones, Jesús nos muestra que es posible ser santos!

Foto: Archivo CN

La Cuaresma es un período de contrición y de arrepentimiento. En este tiempo, somos invitados a reflexionar sobre nuestros errores y de luchar contra nuestras debilidades. Es maravilloso porque, como cristianos, éste es un tiempo para buscar la santidad. Pidamos a Dios que seamos ejemplos, que exhalemos contrición.

¿Por qué anhelar la contrición? ¿Por qué desear no pecar? No es, simplemente, por el miedo de ir al infierno, si no por amor. Debemos buscar no pecar porque amamos a Dios y porque no queremos herirlo, pues si lo hacemos solo por miedo, eso no nos llevará a la santidad si no al formalismo.

El pueblo de Israel caminó durante 40 años por el desierto, fue un tiempo en que Dios le quiso enseñar a depender solamente de Él. Fue un tiempo de tentación. El pueblo de Israel fue rebelde, extrañaban Egipto y sus costumbres, a causa de eso sufrieron mucho.

Es interesante pensar en la tentación, pensar que el propio Jesús fue tentado. ¿Para qué el Espíritu Santo lo condujo al desierto? Jesús podría haber salido fácilmente de aquella situación, pero Él nos quiso mostrar que las cosas de este mundo no lo harían sucumbir, dándonos el mayor ejemplo de confianza en la Divina Providencia.

Tú y yo también pasamos por el desierto, sea por los problemas, por la angustia… Es una aridez, una soledad que genera desesperación. El proceso de la tentación en el desierto es una oportunidad para madurar, para pensar mejor en nuestras elecciones, más allá del confort y de la comodidad, pensar en lo esencial, dejando de lado las pequeñeces.

No nos quejemos si Dios nos permite pasar por el desierto. Él nos quiere hacer crecer, nos quiere dar una visión de lo que es esencial en nuestras vidas. Aprendamos a vivir la contrición, a vivir con lo esencial y a buscar la santidad.

Lee más:
.:Armas espirituales para combatir las tentaciones
.:Coloca tus derrotas en la cruz de Cristo
.:En el desierto de las emociones

Rogéria Moreira
Misionera de la Comunidad Canción Nueva
Prédica durante el Jueves de Adoración al Santísimo

Deja un comentario