¿Los hijos están con exceso o falta de amor?

Cuando el asunto es educación, surgen las dudas: ¿estamos permeando los hijos por la falta o por exceso de amor?

Delante de un mundo en el cual predomina el desequilibrio económico, donde algunos países tienen exceso de riquezas y otros escasez de recursos, las personas acaban acostumbrandose a convivir con estas diferencias y a menudo, dejan de darse cuenta de las consecuencias.

Los hijos están con exceso o falta de amor2

En la formación de los hijos también podemos ver excesos o escasez en las relaciones. Por eso, necesitamos preguntarnos como anda el equilibrio de la afectividad en las familias, sean ellas carentes o no, y cuales consecuencias han sido cosechadas en la vida adulta.

Por supuesto, como mantenedores de las necesidades emocionales y físicas de los hijos, las acciones de los padres afectan en gran medida la constitución de la psique de los hijos. Pero la falta de tiempo y el exceso de culpa ha permeado muchas relaciones y trajo muchos sufrimientos. Por eso, es momento de estar más presente y no asumir la responsabilidad de las decisiones que son tomadas por los hijos, y que no pertenecen a los padres.

Las madres, en el papel maternal, generalmente proporcionan lazos afectivos y amor incondicional a sus hijos, y aún no concordando con las actitudes de ellos, no los abandonan ni se rinden a los imposibles. Sin embargo, la escasez de tiempo, la necesidad de vencer en el mundo profesional y la opción de dejar a otra persona en su lugar puede llevarlas a un vacío. Al contrario, una madre que no trabaja, no tiene proyectos, puede pasar un tiempo en exceso con los niños, llevándolas [las madres] a considerar la maternidad como una carga. Después, por ser responsables por la felicidad de la madre, muchos hijos adultos presentan una cuenta afectiva alta, que los impiden a seguir la vida. El equilibrio en la dosis de afecto maternal definirá quienes serán los hijos emocionalmente.

Otro punto importante es la relación de la pareja, porque es la madre que abre espacio para la relación entre padre ehijo(a); a menudo, las personas compiten por el amor del hijo, dificultando la creación de vínculos que van a organizar la afectividad de los hijos con los padres. Es importante que la pareja invierta en la vida a dos y también en el convivio con los hijos, son amores diferentes que bien equilibrados, se completan. Los hijos son importantes, pero no son la única prioridad de la pareja.

Los padres, en el papel masculino, contribuyen con el cumplimiento de la ley, hacen el corte entre la madre y el hijo, permitiendo que éste se vea como un individuo. Cuando llega el tiempo de que el hijo busque nuevos horizontes, hace la invitación para salir del nido en busca de la libertad, la cual trae responsabilidad y derechos. Las opciones hacen parte del proceso de madurez. Algunos padres se exceden en las leyes y gastan poco tiempo en la convivencia que ayudaría en este aprendizaje, o, por inseguridad, dificultan la salida de casa, creando hijos dependientes y frágiles.

Por supuesto que los niños, no restringen sus relaciones solo a los padres. A la medida que crecen, expanden el convivio social, pero, en la primera infancia, las referencias que marcan la existencia de las personas proviene del ambiente familiar.

La demostración de afecto varía de persona en persona, siendo padres o hijos. Algunos dan mucho cariño, otros dan en la educación o tiene una forma practica de solucionar problemas, no importa la forma, pero el niño necesita sentirse amado y valorizado para poder amar y valorizar al otro.

El texto nos lleva a una reflexión: ¿la relación con los hijos ha sido permeado por la escasez o por la abundancia? O has encontrado el equilibrio que posiblemente, formará  adultos más saludables y comprometidos con el equilibrio del mundo.

Traducción y Adaptación: Thaís Rufino de Azevedo

.:Familia, una señal de amor

Angela Abdo
Coordinadora de grupo de madres que rezan por los hijos de la Paroquia San Camilo de Lelis (ES) y asesora en el Estudio de las Directrices para la RCC Nacional

Deja un comentario