El matrimonio debe comenzar en un noviazgo equilibrado

Cuando Dios Padre quiso que la humanidad existiera, Él estructuró todo en la familia. El Señor creó al hombre, pero vio que su corazón estaba vacío y dijo a Adán: “Voy a hacerle una auxiliar a su semejanza” (Gen 2,18). Cuando hizo la mujer de la misma naturaleza del hombre, utilizó un lenguaje poético para decir que la mujer fue hecha con misma dignidad del hombre, sin embargo, diferentes, para que así, los dos se completen. Cuando Dios llevo Eva para Adán, ese quedo emocionado y dijo: “Esta será llamada mujer” (Gen 2, 23).

El Altísimo dijo la cosa más importante sobre eso: “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y pasan a ser una sola carne”. Ese es el designo de Dios: que el hombre se case con una mujer y pasen a ser una sola carne, una sola persona humana.

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

¿Qué es el matrimonio?

Por la unidad del amor de Dios, en el altar, ustedes pasan a ser una sola carne; eso es más o menos lo que ocurre en la Santísima Trinidad, Tres Personas, pero una unidad. Si el matrimonio no es una unidad, no está de acuerdo con la voluntad de Dios, y la pareja no podrá ser feliz. Si la pareja no es una unidad, no estará viviendo de acuerdo con la voluntad divina y eso comienza en el noviazgo. La familia comienza en el noviazgo, y todos nosotros nos casamos porque nos enamoramos.

El noviazgo es la base, el fundamento. Si haces de este periodo solo un divertimiento, estarás haciendo de tu futura familia un juego, y sufrirá más tarde. Toma en serio el noviazgo, no juegues con la persona del otro.

¿Y el noviazgo?

El noviazgo no es tiempo de conocer el cuerpo del otro, sino de conocer su alma. No conductas tu noviazgo de cualquier forma; si ves que solo existen peleas, ten el coraje de terminar. El amor es algo que se construye, no viene del cielo. La alianza de noviazgo puedes quilatártela del dedo, pero la alianza del matrimonio no.

No dejes que la vida sexual sofoque tu noviazgo, porque es para las parejas de casados. San Pablo dijo que el cuerpo de la mujer pertenece al marido, y el cuerpo del marido pertenece a la mujer, porque ellos son una sola carne, por eso ellos tiene el deber de vivir la vida sexual.

Lee más:
.:Seis pasos para mejorar el diálogo en la relación
.:¿De que sobrevive el matrimonio?
.:Los diez actos para el matrimonio feliz

Vive tu noviazgo en la castidad, en la seriedad, y estarán preparándose para ser una pareja fiel. El noviazgo es el comienzo de todo, es el punto de partida.

¿Cuando llegamos al matrimonio que quiere Dios?

El matrimonio es una decisión que exige madurez, porque detrás del “sí” vienen los hijos, que no pedirán para venir al mundo, pero vendrán por amor. El hijo tiene el derecho de vivir con sus padres, porque necesita eso para su formación moral, intelectual, psicológica, por eso, la pareja necesita ser una sola carne y no llevar el matrimonio entre juegos y mentiras. Si comienzas a mentir, vas a dar espacio para que el demonio entre en tu matrimonio. No puede haber falsedad en la pareja, no puede haber división, no puede existir la primera persona del singular: “yo”, sino la primera persona del plural: “nosotros”.

Dios quiere una pareja como el café con leche: cuando alguien mira, solo ve uno. ¿Eso es posible? Sí, con la gracia de Dios.

Felipe Aquino
Profesor Felipe Aquino es viudo, padre de cinco hijos. En la Televisión Canção Nova[Canción Nueva], presenta el programa “Escuela de la Fe” y “Pregunta y Responderemos”, en la Radio presenta el programa “En el Corazón de la Iglesia”. En los fines de semana predica encuentros en todo Brasil y en el Exterior. Escribio 73 libros de formación católica por las editoras Cleofas, Loyola y Canção Nova [Canción Nueva]. Pagina del profesor: www.cleofas.com.br Twitter: @pfelipeaquino

Deja un comentario