Medita sobre el apetito sexual

22/11/2017

La castidad, es el antídoto para una vida sexual desordenada

Foto: Daniel Mafra/cancionnueva.com.es

Foto: Daniel Mafra/cancionnueva.com.es

¡Cuántas personas son desenfrenadas en la vida sexual! Tal vez, tú seas alguien que no se satisface con poca cosa, que quieres tener muchas relaciones sexuales, conquistar a muchas personas, ¡quieres sentirse el más “atractivo”! ¡Eso también te va a llevar a la muerte! No sirve pensar: “¡Es verdad que voy a morir, entonces voy a aprovechar el día de hoy!”

No te olvides de que, aun creyendo que vas a morir y que por eso necesitas gozar los momentos presentes de la vida, una vida sexual desordenada puede llevar a una muerte peor: la muerte del alma pura que Dios soñó para ti. Y atención: la peor enfermedad de una vida sexual desenfrenada no es la sífilis o el HIV. Es la pérdida de la pureza.

Y no lograr tener más autodominio ni del cuello, que gira para ver quien pasó, es desea al otro como mero objeto de placer. La castidad es el nombre para el autodominio en la vida sexual de solteros y de casados. Castidad no es celibato. Es el uso correcto de las funciones sexuales. Castidad: ¡Dios quiere y tú lo logras!

.:La tan esperada iniciación
.:La castidad es posible
.:No lo olvides ¡El diablo miente!

Tu hermano,
Wellington Jardim (Eto)
Co-fundador de la Comunidad Canción Nueva y Administrador de la Fundación Juan Pablo II

Comentarios