Nada puede destruir los planes de Dios

Todos los que se entregan a la predicación del Evangelio pasan por muchos dolores. En la historia de Canción Nueva fue así.

Hoy todavía sufrimos presiones de todos lados. Enfrentamos dificultades todos los días en nuestra misión. En una batalla espiritual… son nuestros equipos que se descomponen, y la radio y la televisión y la radio sale el aire… Pero el Señor nos dice: “Por más que sea necesario gritar sin micrófonos, con radio o sin radio, con TV o sin TV, ustedes no dejarán de predicar el Evangelio. No teman. Hablen y no se callen”

Las presiones, los problemas, las decepciones son grandes, pero sabemos;
nadie se acercará a nosotros para hacernos algo malo, porque la obra no es nuestra, es de Dios. Si Canción Nueva fuera de hombres, ya habría terminado mucho tiempo atrás. No llegaríamos a tener Radio, TV ni todos los otros medios que Dios nos dio para Evangelizar. Si nuestro proyecto fuese humano, ya tendría que haberse terminado. Nada puede destruir los planes de Dios. Así como Jesús fue hasta el final con su misión, pasando dolor, sufrimiento y cruz, también pasaremos por estos pasos, pero la gran certeza es esta: ¡Jesús resucito!, El fue victorioso sobre los planes de los que querían derrotarlo. Nosotros también seremos victoriosos.

Del libro: “Vocação: um desafio de amor”

Mons. Jonas Abib
Fundador de la comunidad Canción Nueva

Deja un comentario