No tenga miedo de cambiar los rumos de tu vida

Cada etapa de la vida exige de nosotros crecimiento y madurez psíquico

Podemos decir que nuestra vida tiene el movimiento de una montaña rusa, con tus altos y bajos, lentitud y acelerar, con partidas y llegada. El miedo y el frio en la barriga, muchas veces, son los compañeros de esta jornada, tan esenciales y, al mismo tiempo, tan paralizantes. El ciclo natural de la vida es constituido por cambios naturales, como el nacimiento, el paisaje de la infancia para adolescencia, de la adolescencia para la vida adulta (constituida por vida adulta joven, media y tardía) y por fin la vejez.

Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

Por más que tengamos una noción de que se trata, siempre va ser una novedad vivir cada etapa. Aquí, todavía es posible notar personas que quedan paralizadas en una etapa de tu vida, como adultos que se comportan como niños y desarrolla lo que llamamos de “síndrome de Peter Pan” o adultos que traen el miedo de envejecer y viven paralizados en su forma de actuar y vestir, de tu vida adulta joven, lo que llamamos de vivir el “pseudoideal”.

Estos cambios, por sí solo, ya son ricas en aventuras, visto que cada etapa de la vida exige de nosotros crecimiento y madurez psíquico. Miremos un adolescente: él vive los desafíos de los cambios corporales, intelectuales y aún elige la profesiones que guía tu vida. ¿Cómo no tener miedo? ¿Como no paralizar en algunos puntos? El miedo es algo natural de nuestra estructura psíquica, la cual, muchas veces, nos “salva”. El problema esta cuando él tiene más fuerza y nos paraliza por un largo tiempo.

Lee más:
.:¿Has creido en tus sueños y luchado por ellos?
.:Una lucha sin descanso
.:La Teología, sin una auténtica fe, se transforma en un vano ejercicio intelectual

¡No te quedes parado en el miedo!

Ahora, vamos pensar en la vida adulta de forma ordinaria. Ella, por sí solo, también es rica en desafíos: matrimonios, profesión, búsqueda de estabilidad financiera, hijos, trabajos, cuidado y preocupaciones con los padres que envejecen, y muchas otras realidades vividas. ¡Realidades que tienen como muestra de fondo y deseo por la felicidad! ¿No es verdad?

¿Cuando surgen situaciones que exigen un cambio, como un desempleo, que exigirá salir para búsqueda de un nuevo trabajo, sea en la misma área o incluso mismo una área completamente diferente? ¿Un cambio de ciudad, de país, de cultura? ¿Un cambio de estilo de vida con la llegada de un hijo que exige un cuidado especifico, por tener alguna enfermedad o síndrome? ¿Un cambio radical en hábitos alimentares para adelgazar? ¿Un cambio en dejar el vicio? Sin embargo, la vida exige que esté abierto a los cambios. Además, muchas veces, por miedo de no tener el control, de no saber lo que va ocurrir, por miedo de no dar cuenta, impedimos grandes sueños de convertirse realidad. Cortamos nuestra vida y quedamos paralizado en una rutina que puede controlar.

Aquí, dejo un consejo para quien siente la necesidad de cambiar. ¡Sueña, planea en un papel, ponga metas para la concretizar de sueño, estipula objetivos mensuales y trimestrales para los cambios que necesitan ser hechas y Realiza! ¡Cambia lo que no esta bueno y mejore lo que ya es! Recordando que el miedo te va acompañar siempre, porque él pertenece a nuestra naturaleza, solo no te quedes parado en él!

Aline Rodrigues
Misionera de la Comunidad Canción Nueva. Es psicóloga desde 2005, con especialización en la área clínica y empresarial y pos graduada en Terapia cognitiva Comportamiento. Tiene experiencia profesional en entendimiento clínico, cuanto empresarial y docencia.

Deja un comentario