Padres y abuelos: el desafío de educar y dividir las tareas en el cuidado de los hijos

30/01/2018

¿Cómo hacer para que no haya divergencia entre padres y abuelos en la creación de los hijos?

Es común, en nuestro, la tarea de cuidar de los hijos, durante el trabajo de los padres, sea confiada a los abuelos por diversos motivos: confianza, logística para llevarlos y, especialmente, por compartir valores similares a los de los padres, entre tantos otros motivos particulares a cada familia.

El apoyo de los abuelos trae no solo la ayuda en las tareas diarias, sino también en la transmisión de la historia de la familia, de los hábitos, costumbres y reglas. A partir de ahí estamos delante de un gran desafío: alinear la comunicación entre padres y abuelos, para que la comunicación con los hijos sea única. Es decir, ¿cómo los abuelos pueden transmitir a los nietos las mismas reglas que su familia de origen tiene? ¿Cómo no sentir que existe una falta de orden entre lo que los padres y abuelos dicen a los pequeños?

Foto Ilustrativa: AleksandarNakic by Getty Images

Foto Ilustrativa: AleksandarNakic by Getty Images

¿Cuál es la mejor forma de ajustar tales actitudes?

Es común el relato de madres dicen que los abuelos “miman” los hijos, liberan dulces y golosinas a todo costo y, muchas veces, ellas (las madres) tiene dificultad para organizar estas reglas. Los niños son inteligentes, y luego perciben si hay divergencias en esa comunicación y en las reglas de padres y abuelos. Por lo tanto, el primero paso importante es mantener, dentro de los más cerca posible, las reglas que el niño tiene en tu casa, cuando quedan en la casa de los abuelos, evitando “mandos y desmando” y una interferencia y quiebra de autoridad de cada uno de ellos. Las fallas en el comportamiento necesitan ser comunicadas a los padres, bien como cualquier situación que sea relevante.

Una comunicación clara y abierta entre padres y abuelos es extremamente importante y reduce considerablemente cualquier problema. Además, es en la correría cotidiana que una buena conversación se va perdiendo en varios ambientes de nuestra vida: trabajo, familia, amigos e iglesia.

En ese proceso de cuidado, es importante y sano que el niño sepa de las figuras de autoridad que los padres y abuelos asumen. Reglas son reglas y deben valer en cualquier ambiente, para que ese niño en formación también sea formada en esa convivencia. Caso contrario, va saber que, fácilmente, podrá doblar los abuelos en este cuidado.

Lee más:
.:Oración de liberación para los hijos abandonados por su padres
.:¿Como elegir los padrinos de bautismo de mis hijos?
.:Cinco tips de como hablar de asuntos polémicos con los hijos

Conversar previamente para evitar problemas

Es importante también que el diálogo entre los padres y abuelos sea presente, porque, cuando eso no ocurre, las propias condiciones de ese cuidado quedan desproporcionadas. Por ejemplo: ¿los padres ayudarán los abuelos financieramente, para que ese niño quede allí? O ¿ayudará con las meriendas, alimento, gastos etc?

Muchas veces, los abuelos asumen no solo el niño, pero los gastos de ese cuidado; y cuando no existe esa posibilidad, comienzan ahí los primeros desentendimientos o la sensación de abuso por partes de los abuelos. Todo lo que es acordado previamente evita problemas futuros.

La seguridad y el apoyo emocional de niños que son cuidadas por los abuelos es una experiencia impar, que tiende a ser muy positiva. También corresponde a los padres evaluar la real posibilidad física y emocional de estos abuelos al asumir esta responsabilidad. No existe una regla ideal ni una forma única y especifica para esta organización familiar, solo para organizarla de forma que todos los involucrados se sienten bien en esta situación.

El deseo con esta reflexión no es imponer lo que es correcto o equivocado, porque las familias encuentran formas de establecer el cuidado con tus hijos, y eso es esencial. Cada familia, en su formato, comprenderá lo que va ser establecido entre las partes, como tus hijos van ser cuidados. En ese entendimiento, sin embargo, es esencial, porque estamos lidiando con personas en formación, y que, como destacamos, quedan atentas a todo y a todos. Cuanto más organizamos estamos, mejor va ser el resultado de las experiencias entre padres, abuelos y hijos.

Elaine Ribeiro dos Santos
Psicóloga Clínica y Organizacional, colaboradora de la Comunidad Canción Nueva

Comentarios

Necesita estar registrado para enviar comentarios.