Para alcanzar el milagro

Cuando hacemos nuestra parte, Jesús realiza su milagro en nosotros

Foto: Wesley Almeida/Canção Nova

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

El milagro sucede en el momento de un gran esfuerzo. Los siervos, al llenar las seis vasijas —de cien litros de agua cada una— durante las Bodas de Caná, no hicieron un esfuerzo pequeño, sino un enorme esfuerzo. Y cuando ellos atendían el pedido de Jesús, el milagro sucedió; ellos ni siquiera percibieron cuando el agua se transformó en vino, tal como nosotros muchas veces no Lo vemos realizar el milagro en nosotros.

Pero en cuanto perdonamos y obedecemos a Jesús –amando, acogiendo, recomenzando, haciendo el bien, siendo justos, cumpliendo nuestras obligaciones— Jesús realiza el milagro.

.:Tu Palabra me da vida
.:Un milagro que hace parte de nuestros días
.:No desistas del milagro que necesitas

Por eso, no podemos desistir de llenar las vasijas pues eso es lo que corresponde a nosotros. Siempre pensamos que los milagros suceden repentinamente, como en un truco de magia.

Sin embargo, en las bodas de Caná, fue necesario que Nuestra Señora, con su sensibilidad de mujer y madre, notase la falta de vino y hablase con el Hijo. De la misma forma, los milagros de nuestra vida suceden en procesos y necesitamos alabar a Dios y percibir, fase por fase, la acción del Señor.

Conozca nuestra página de ‘Liturgia cotidiana’ => liturgia.cancaonova.com

Tu hermano
Wellington Jardim (Eto)
Cofundador de la Comunidad Canção Nova y administrador de la FJPII

Deja un comentario