¿Es posible vivir hasta que la muerte nos separe?