¿Qué dice la Iglesia sobre el sexo oral?

No se debe confundir “sexo oral” con “preludio sexual”

Ante que nada, es necesario decir que nunca encontré, en la Biblia o en algún documento oficial del magisterio de la Iglesia, la expresión “sexo oral” o algo que trate el asunto.

Pienso, entonces, que se deba entender por “sexo oral” a la realización del acto sexual del matrimonio por medio orogenitales, llegando al orgasmo de esta forma. Más explícitamente hablando, es el uso de la boca y de la lengua que, en contacto directo con el órgano sexual del compañero(a), pretende llevarlo al orgasmo. Realmente eso no tiene sentido, porque Dios no programó así la vida sexual del matrimonio. Es antinatural.

Qué dice la Iglesia sobre el sexo oral1

cancaonova.com

La moral católica está basada en eso: lo que es natural es moral; lo que no es natural, es inmoral. El acto sexual es la “liturgia” conyugal, donde los casados celebran el amor y engendran a sus hijos. Así, hay dos dimensiones en la vida sexual: unitiva y procreadora.

Es evidente que, a través del sexo oral, como lo describimos arriba, además de los males, cierra la puerta a la concepción y se anula una de las dimensiones del acto sexual. Eso muestra que este tipo de actividad sexual debe ser descartada.

Por razones, mucho más graves aun, el “sexo anal” no debe ser realizado por un matrimonio cristiano; es totalmente antinatural e inmoral. Creo que se puede permitir como lícita alguna libertad sexual para el matrimonio, mientras se está en el “preludio” del acto sexual, en los casos en que el compañero(a) necesita de ese estímulo para llegar al orgasmo junto con el otro. Pero no se puede realizar el acto sexual de manera oral por que es contra el orden de la naturaleza. Los casados no necesitan de esas extravagancias para ser feliz en la vida sexual.

No se debe confundir “sexo oral” con “preludio sexual”, ambos son complemente opuestos. El preludio, o preparación para el acto sexual, con razón, además de lícito, es muy importante. Y es, a través de todo el contexto de cariño, que marca la diferencia entre la relación sexual humana y la animal. Sin las caricias, los toques y las manifestaciones de acto que preceden a la consumación del acto sexual, este se limitaría a una relación puramente animal.

De modo general, las esposas necesitan de un buen preludio sexual, con caricias hasta incluso orogenitales, antes de la penetración, para que puedan llegar al orgasmo. El marido puede y debe intensificar al máximo las caricias, los toques, los cariños y palabras, en el preludio, para que la esposa llegue al orgasmo en la penetración. Es el amor el que debe llevar al marido a esa actitud, y no solamente la búsqueda de un placer sin límites.

No se puede realizar la actividad sexual por medios que no son propios para eso. Es exactamente por eso que, tanto el sexo anal como el sexo oral es ilícito; es algo totalmente antinatural.

.:¿Qué se entiende por castidad y sexualidad?

Prof. Felipe Aquino
Master y Doctor en Ingeniería Mecánica. Recibió el título de Caballero de la Orden de San Gregorio Magno por el Papa Benedicto XVI, es autor de varios libros y presentador de programas de televisión y radio de la comunidad Canción Nueva

Deja un comentario