Reza por las personas que te persiguen

28/09/2011

Cuando nuestro corazón esta dispuesto a bendecir a las personas que viven con nosotros, la luz de Cristo viene sobre nosotros y empezamos a mirar a la vida y a las personas con una nueva visión. A menudo, nuestros dolores, nuestras decepciones, los resentimientos, las heridas y las críticas oscurecen nuestra visión y nuestro corazón y, por lo tanto no somos capaces de ver las cosas como, realmente son.

Somos invitados por Dios a mirarnos a nosotros mismos, a  las personas y al mundo que nos rodea con la mirada de Jesús. Sólo con la ayuda de la gracia divina somos capaces de percibir lo más bello que tenemos  en la vida, aún cuando las dificultades llaman a nuestra puerta. Cultivemos el buen humor, la alegría de amar y bendecir a todas las personas. Hoy no puede ser un día más en nuestras vidas.

Vamos a hacer hoy un propósito de bendecir y hablar una palabra de ánimo, de consuelo y de bendición para nuestro prójimo.

Puedes estar seguro de que, cuando actuás así, eres el primero en ser bendecido por la gracia de Dios. Recemos por las personas que nos persiguen, que nos desprecian, que nos critican, por las personas que hablan mal de nosotros y por las cuales sentimos una antipatía.

“Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones” (I Tim 2,8).

Luzia Santiago
Cofundadora de la Comunidad Canción Nueva

Comentarios