Rosario contra los poderes infernales

Rosario contra los poderes de las tinieblas en favor de la familia

“Vivan con sobriedad y estén alerta. El diablo, su enemigo, ronda como león rugiente buscando a quien devorar. Háganle frente con la firmeza de la fe” (I Pedro 5,8-9)

Oración para familia

Foto: Archivo/cancionnueva.com.es

Estoy rezando este Rosario haciendo una cruzada contra los poderes de las tinieblas en favor de mi familia. En estos tiempos en que nuestras familias han sido atacadas desde todos los frentes, por el pecado, por los medios de comunicación y por diversas enfermedades espirituales, miedo, depresión, síndrome de pánico y otras tantas psico-afectivas. Sin mencionar los problemas financieros, físicos y vinculares, por eso, ¡vamos a rezar!

Aprende a rezar

Credo
– Un Padre Nuestro
– Diez Ave María
– Gloria
– Exorcismo: Levántese Dios, por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, de San Miguel Arcángel y toda la milicia celeste, que se dispersen sus enemigos y huyan delante de Ti todos los que quieran hacernos daño, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

PRIMERA DECENA:

Contemplamos como Jesús nos dio un ejemplo brillante de lucha contra santanas y su reino (Mateo 4,1-11). Un Padre Nuestro… Diez Ave María… Gloria… Exorcismo

SEGUNDA DECENA:

Contemplamos como Jesús venció la muerte y al infierno con su pasión y muerte en la Cruz (Lucas 23,33-48). Un Padre Nuestro… Diez Ave María… Gloria… Exorcismo

TERCERA DECENA:

Contemplamos como la Cruz de Cristo se tornó una señal de terror para satanás (Juan 19,34-35). Un Padre Nuestro… Diez Ave María… Gloria… Exorcismo

CUARTA DECENA:

Contemplamos Dios Padre le concedió a la Virgen María la fuerza de aplastar la cabeza de la serpiente infernal (Génesis 3,15). Un Padre Nuestro… Diez Ave María… Gloria… Exorcismo

QUINTA DECENA:

Contemplamos como Jesús le dio a la Virgen María poder sobre satanás por todos los tiempos (Juan 19,25-27). Un Padre Nuestro… Diez Ave María… Gloria… Exorcismo

-Oración final: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

-Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

-Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Cuenten con mis oraciones

Más oraciones:

.:Oración de liberación de la casa
.:Oración de liberación de los pecados de nuestra familia

Padre Luizinho
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario