Sé refugio para quien necesite

En tiempos de gran crisis y ausencia de relacionamientos, en los cuales la distancia y el futuro generan inseguridad, es necesario cultivar la acogida. Algunas veces, nos percibimos enojados e inquietos, o quizás abrumados y escondidos en medio de la tristeza, por eso, necesitamos de alguien para refugiarnos, que nos escuche y con quien hablar. Hoy, nuestro Dios nos invita a ser refugio para el otro. Su palabra nos dice: “Sé para ellos un abrigo contra aquellos que los persiguen” (Is 16,4)

Sé abrigo para quien necesita. Tal vez, esta persona está cerca de ti, en tu casa o lejos limitado por el aislamiento social, sé para ella un abrigo.

Cuán importante es el abrigo cuando estamos exhaustos y cansados, castigados por el calor del sol y la sequedad de la vida, encontramos en este desierto un oasis donde podremos refrescarnos, sentarnos y descansar. Esto es algo que necesitamos vivir por medio de un desahogo, por una llamada de teléfono, de un corazón que acoge el fardo del otro.

Foto: Pollyana Ventura by Getty Images

Otras veces, estamos atrapados por la tormenta, y lo maravilloso es encontrar un lugar seguro para protegernos. Llegamos allí mojados, con escalofríos, pero en el abrigo encontramos el calor y la protección que necesitamos.

Lee más:
.:Amistad que permanecen
.:La amistad es un don que Dios nos ofrece
.:¡Fuimos creados para amar!

¿Cuál es tu refugio? ¿A quién necesitas refugiar? Hoy es el día correcto

Tal vez pienses: “Pero soy yo que necesita de este refugio y no lo encuentro”; sabes que tú no estás solo, aún sinténdote desprotegido y exhausto, con frio y desolado, anímate a pedir refugio a alguien, busca un lugar de descanso en un corazón amigo. Y si aún pidiendo no lo encuentras, entonces, podrás con toda seguridad, refugiarte en el Sagrado Corazón.

“Acerquémonos, por tanto, confiadamente al trono de gracia, a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para una ayuda oportuna.” (Heb 4,16). Acércate al Corazón de Jesús, Él es nuestro refugio, lugar cálido y acogedor, protección para el frío y para el calor de la vida. ¡No temas! Busca refugio en Él y también sé para quien hoy lo necesita.

Rafael Vitto
Natural de la ciudad de Cuiaba – MT (Brasil), es miembro de la Comunidad Canción Nueva desde 2015. Hoy, él es seminarista y estudiante del curso de Filosofía en la graduación Canción Nueva.

Deja un comentario