Solidaridad, único remedio para transformar escenario tristes

El don de vivir es compromiso diario que incluye muchos desafíos, y seguramente, por eso, se dice que vivir es una arte. Pero no se trata de arte confeccionada aisladamente. Depende de la participación de todos, a partir de la inigualable contribución de la solidaridad, único remedio que tiene fuerza para cambiar tristes escenarios, a ejemplo de los que son diseñados por las pandemia que asolan el mundo a largo de toda la historia.

Hay muchas pandemias: de la violencia creciente, de la hambre y de la miseria, de la indiferencia que compromete la justicia y la paz. Hay también la pandemia de la ganancia, que ciega el corazón y lleva la predatorio buscar por el lucro, con la exploración desmedida del medio ambiente, en distintos lugares del Brasil, a ejemplo de una mineración irresponsable. A partir de triste realidad, muchas pandemias se perpetúan: los oídos de muchos son sordos para los clamores de los pobres y el grito de los profetas.

Foto ilustrativa: Naeblys by GettyImages

Solidaridad en tiempo de coronavirus

Actualmente, desafiando la sociedad mundial, la pandemia de la Coronavirus, el COVID – 19, camina para el auge. Impacto que abala la débil estructura de la economía global, comprobando que tiros y monedas no vencen la guerra viral. La pandemia de Coronavirus llama a la puerta de todos y ve un tiempo de exilio, recordando el desafió existencial vivido por el Pueblo de Dios, en etapas distintas de su historia. Todos ahora confinados existe oportunidades austero de repensar caminos, se alimentar por la espiritualidad, mientras colaboran para superar la pandemia. El exilio es oportunidad para renovar la esperanza y nos fortalecer. Tiempo de aprendizaje y nuevas conquistas, jamás de miedo y pánico.

Dios todo conduce. Es el Señor de la historia. Es el vencedor. La fe inquebrantable alimenta la esperanza y consolida la caridad. La convocación es para vivir fecunda espiritualidad, balizando acciones de prevención, gestos de solidaridad, obediencia las indicaciones y determinación de las autoridades en saludad publica para, en breve, abrir nuevo ciclo, en Brasil y en el mundo.

Además de Coronavirus, la humanidad entera esta contaminada y enferma por modelos económicos, políticos y incluso religiosos que la debilitan. La constatación no es un apanagio de pesimismo, y sí una convocación a levantar la bandera de la esperanza, envistiendo en la competencia humanística para encontrar nuevos modelos de la sociedad que tiene que enmarcar la vida con gran alegría.

Lee más:
.:Los sueños se contagian
.:Oración en tiempos de coronavirus
.:Recemos por los migrantes y refugiados

La luz de la esperanza

Con la fuerza de la fe, inquebrantable porque sentada en Dios, el único que todo puede, por una ciudadanía responsable y solidaria, impulsados por las ciencias, responsable guiados por serios lideres mundiales, reverentes a cada persona, todos contribuyan para que nuevo ciclo sea abierto, coherente con las expectativas de la humanidad. Iluminada por la luz de la esperanza, la sociedad brasileña pase por este exilio, dejándose guiar por la fuerza transformadora del amor, convencida de que es imprescindible ejercer la solidaridad.

Prevalecen los compromisos con la austeridad y con la cooperación y nadie huye del exilio es necesario permanecer más en el propio hogar. En la lucha contra esa y muchas otras pandemias, sea inspiración el horizonte de la fraternidad y de la vida, don y compromiso. Unido, rezar, austero y solidario, el pueblo brasilero vencerá y encontrara la paz. Triunfara, por la bendición de Dios, el don de la vida.

Crezca, ahora, en la interioridad de cada brasileño, un corazón samaritano, aquel que, delante del dolor y del sufrimiento del otro, es capaz de ver, sentir compasión y cuidar.

Dom Walmor Oliveira de Azevedo
El Arzobispo Metropolitano de Belo Horizonte (Brasil), Monseñor Walmor Oliveira de Azevedo, es doctor en Teología Bíblica por la Pontifica Universidad Gregoriana. Actualmente miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Congregación para las Iglesias Orientales. En el Brasil, es obispo referencia para los fieles católicos de Rito Oriental. http://www.arquidiocesebh.org.

Deja un comentario