Temer a Dios es amarlo como Él es

16/03/2017

Dios nos ama mucho, más de lo que nosotros lo amamos

Temer a Dios es amarlo como Él es 2

Foto: Regiane Calixto/cancionnueva.com.es

Necesitamos temer al Señor para que Él tenga los ojos sobre nosotros. Temer a Dios, uno de los dones infusos del Espíritu Santo, no significa tener miedo de Él ni creer que Él nos castiga cuando hacemos cosas equivocadas, como si fuese un policía armado que nos persigue.

Dios es amor y misericordia. Temer a Dios es amarlo, respetarlo como Señor en Su majestad infinita, adorarlo como el único ser Omnipotente, Todopoderoso.

Temer a Dios es tener miedo de ofenderlo, no porque seremos castigados por Él, sino porque herir el corazón de ese Padre tan bueno nos va a hacer doler nuestro propio corazón. Eso es temor de Dios. Él tiene los ojos fijos en aquellos que lo temen de esa forma, que lo adoran y huyen del pecado.

.:Hay que dejarse amar por Dios

Dios nos ama mucho, más de lo que nosotros lo amamos. Basta mirar todo lo que Él nos da diariamente y hacer un balance de lo que ya recibimos ayer, hoy, y lo que recibiremos mañana. Un hijo no puede tener miedo del padre y de la madre, por el contrario, debe tener una buena relación con ellos.

Así también es con Dios. Hoy, él nos está invitando a tener una buena relación con Él, ya que sus ojos están puestos en nosotros, como un Padre atiende a su hijo.

Wellington Jardim (Eto)
Cofundador de la Comunidad Canção Nova y administrador de la FJPII

Comentarios