En tiempos de pandemia, es necesario gastar bien tu tiempo

Sí, yo tengo mis miedos, como todo ser humano los tiene. Sí, yo tengo sueños, como todo ser humano tiene. Sí, yo tengo mis voluntades, como todo ser humano tiene. Sí, yo tengo frustraciones, como todo ser humano tiene. En esta época de pandemia, tengo percibido que es normal yo no quedar muy bien, tener actitudes medios descompensadas y, a veces, quedar confusa, tocando en mis debilidades, retrotraerme, porque estamos involucrando en una situación fuera de nuestro “plano de la normalidad”.

Delante de estas realidades tan humanas, percibo también que vivir en la gracia de Dios, en la presencia de Él, conversando con Él, hablando de estos sentimientos, de estas dudas, de estos miedos, en los tiempos de hoy, es el más urgente, es necesario, es consolador y nos da coraje. Así, aquel amor gratuito, de confianza, aquella fe expectante contra expectativa y aquella esperanza que viene del Cielo van retornando al corazón.

Foto: Zinkevych by Getty Images

Aún en medio a la pandemia, reavive su fe en Dios

Para los cristianos, más que para cualquier otro, es necesario revivir la fe en la resurrección, en la vida que vence la muerte, y tener la coraje de alegrarse cuando todo parece no estar bien. Dios es Señor y también es amigo. Un amigo consolador y proveedor. No dejes de pedir a Él el consejo, la consolación, el coraje, el sustento y la fe en la vivencia de estas realidades. Tu vas percibir que, milagrosamente, todo va se transformando en su interior y a tu alrededor, porque el bien que viene del Cielo se expande sin nadie percibir, y cuando nos damos cuenta, ese bien divino ya contagio toda nuestra vida.

Lee más:
.:Oración en tiempos de coronavirus
.:Consagración al Sagrado Corazón de Jesús
.:Solidaridad, único remedio para transformar escenario tristes

¡No pierdas tiempo! Gaste tu tiempo con quien vale la pena gastar tiempo. Gaste con Dios, gaste con quien tu ama, gaste con quien necesita amar más. ¡Que Dios nos de siempre Tu gracia y Tu bendición!

Tarciana Matos Barreto
Misionera de la Comunidad Canción Nueva, graduada en Derecho, Teología y mestranda en derecho Canônico.

Deja un comentario