Tips para adaptar el trabajo de oficina en casa

Las medidas de alejamiento social remodelaron el trabajo en todo el mundo. La excepción de los servicios considerados esenciales, todos los demás trabajadores tuvieran de traer parte de la rutina de la oficina para dentro casa. Y, en el caso de quien tiene hijos, de una hora para otra, tuvo de pasar a verlos en los estudios con más intensidad. Pasado el momento inicial de la adaptación, es posible que ni todas las familias tengan se acostumbrado a la nueva rutina, entonces, dejo aquí diferentes puntos que deben ser practicado en el cotidiano de los adultos, para que pasen por ese momento quitando el máximo provecho de él, en familia.

No es posible hablar de trabajo remoto, home office, teletrabajo sin actuar inicialmente organizando el espacio de trabajo. Él debe ser silencioso en la medida del posible (auriculares de oídos son excelentes apoyo), iluminado ventilado, con internet y ordenador y cargador de batería siempre en la mano, además de cuaderno para puntuación y agenda del día abierta y visible para todos de casa.

Tiempo de trabajo

Antes de comenzar su jornada, deja claro en aquel día para todos de la familia en los momentos en que estará en reuniones y, por lo tanto, indisponible – no es la vida toda, son algunos momentos. Y, para cumplir bien esta orden, sigue el consejo de San Josemaria Escriva: “Haga lo que debe ser hecho y esté por entero en lo que haces”. Cuando estas con tus hijos, olvida tu trabajo; organiza tu día para que, cuando estás en el horario que estableció para el trabajo, puedas dedicarte a él.

Foto: Morsa Images by Getty Images

Aún en el siguiendo el tiempo de trabajo, en el comienzo de la semana y en el inicio de cada día, programe en tu agenda los horarios dedicados para cada actividad. Todo servicio debe tener horario para comenzar y horario para terminar, aún en casa. Respeta también el horario de las comidas, el horario de apoyar los niños en las tarea escolares. Esta orden y disciplina diarias van hacer con tu ritmo no sea consumido con actividades que no son urgentes o importantes, y tu vas experimentar, día a día, la satisfacción de haber hecho lo que estaba agendado para aquella semana.

Es importante que cada persona toma una actitud concreta para no ser esclava de las “agendas urgentes” de otras personas. Con el ritmo frenético de mensajes compartidas por el WhatsApp  a cada hora, es imposible que tu hagas tu trabajo remoto con calidad, si dejar la ventana de mensajes abierta y, a cada notificación, para todo lo que estas haciendo y desvía tu foco para el “Buen día, familia” o aquella mensaje urgente que debe ser compartida con el mayor numero posible de personas (de fake news).

Establezca momentos específicos para acceder el aplicativo y desconecte las notificaciones. Cada persona sabe de tu rutina de trabajo, pero lo que yo considero ideal para que no tenga pierda de tiempo es acceder en la primera hora de trabajo, antes y después del almuerzo, antes de finalizar tu día de trabajo. Ponga eso en tu realidad y vas a ver como tú día va parecer tener más horas.

Lee más:
.:En tiempos de pandemia, es necesario gastar bien tu tiempo
.:Invita a Jesús a tu hogar en esta cuarentena
.:En vivo: Jesús Eucarístico expuesto las 24hs para ser adorado

Busque ocupar tu mente con otras actividades

Por hablar en horas, en este periodo, es bueno que alimentemos nuestra alma con lecturas edificante. En el noticiario son muchas informaciones males e inseguridades, te aconsejo acceder los periódicos solo una vez por día y por pocos minutos. Aún que trabajes con estas informaciones, de nada vale para ti tener acceso frenético a todo lo que esta siendo dicto sobre el virus.

Al contrario de dedicar tu mirada acompañando minuto a minuto el número de muertes y contaminados, experimenta poner en tu rutina diaria 15 minutos de una lectura espiritual. ¡Aquí, en el sitio de Canción Nueva, tu puedes encontrar muchas opciones buenas, incluso, puedes ver otros texto, comenzar ahora, así que terminar este texto! Muchas gente habla que no tiene tiempo para leer porque guarda por horas de disponibilidad, cuando el más importante es la constancia. De 15 en 15 min, todos los días, tu vas enriquecer mucho bagaje espiritual y cultural, con buenos libros.

Otro punto fundamental: recuérdate que tu familia no hace parte de tu staff, ni es del grupo de funcionarios y colegas de trabajo. Entonces, esté disponible para organizar pequeñas gentilezas a lo largo del día: en la mesa, un café de la mañana, lavar los vasijas sin que nadie te pida, arreglar la desordenes de la casa, providenciar un bocadillo de la tarde, limpiar los baños. Son pequeños gestos que, por fin, se conviertan grande nuestra misión como familia.

Importante también que cuides de ti en este periodo. Despierta en el mismo horario en que despertaba antes, te arregles para trabajar en casa. Eso demuestra respeto con tu mismo y con quien vive con vos. Pijama, chancletas y media, pelo descuidado y mal aliento no es adecuados para quien quiere aprovechar el día. Además de eso, aproveche los intervalos entre una actividad y otra y toma tu desayunos en paz, juegue con tu perros, cuida de las plantas, observa el cielo de tu ventana. Cosas que tu no haces en tu oficina. ¡Vale incluso arriesgar en alguna receta nueva y rápida en la cocina!

¿Sabe lo que es interesante de todo eso?

Es nuestro sentido de responsabilidad, que debe aflorar. No es porque no tiene un jefe a tu lado te cobrando que tu estas de vacaciones. Somos adultos, sabemos nuestras obligaciones, entonces, debemos hacer que es de nuestra responsabilidad. Y hablo más: ¡quien sabe, en este periodo, tu tendrás ideas nuevas que te ayuden tu lugar de trabajo a pasar por esta pandemia minimizando los riesgos de ella! Deja que tus superiores sepan que te preocupas también con la empresa, con los funcionarios, con las posibles dimisiones y busca alternativa para eso. Piensa con la cabeza de dueño de empresa, no te limites como funcionario que estas con el salario en día.

Por fin, resalto que, si en un día tu no has producido nada, no haz hecho lo que estaba descrito en aquel día, no consigues dar cuenta de todo: no te martirices. Recomiences con el ahínco y recupere el tiempo perdido, solo no dejes que eso sea rutina. Y ofrezca cada actividad que tu has hecho a Dios, para que Él bendiga ese momento y haga con que tu salgas mejor de este periodo.

Conozca nuestra página de ‘Liturgia cotidiana’:
.:liturgia.cancaonova.com

Mariella Silva de Oliveira Costa
Minera, esposa, católica y feliz. Periodista, investigadora, profesora universitaria. Mariella también es doctora en Salud Colectiva (UnB), maestra en Tocoginecologia (Unicamp), especialista en periodista Científica (Unicamp) y graduada en Comunicación Social (UFV). Idealizadora de “Muchas Marías” (www.muitasmarias.com) Contactos: mariellajornalista@gmail.com Twitter/Instagram : @_mari_ella_www.youtube.com/mariellaoficial

Deja un comentario