¿Todo vale en la vida sexual dentro del matrimonio?

El hecho de que el sexo sea legítimo en el matrimonio y solo en el matrimonio no quiere decir que después del casamento “todo valga”

Todo vale en la vida sexual dentro del matrimonio

Foto: Daniel Mafra/cancaonova.com

No somos animales irracionales, además ni los animales irracionales usan el sexo de forma equivocada. Al contrario, son extremadamente naturales.

La moral católica se rige de la “ley natural” que Dios colocó en el mundo y en el corazón del hombre. Aquello que no está de acuerdo con la naturaleza, no está de acuerdo con la moral. Será que por ejemplo el sexo oral y anal están de acuerdo con la naturaleza? Seguro que no.

El Catecismo de la Iglesia nos enseña lo siguiente: Los actos […] con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, realizados de modo verdaderamente humano, significan y fomentan la recíproca donación, con la que se enriquecen mutuamente con alegría y gratitud (CIC 2362).

En un discurso proferido el día 29 de octubre de 1951, el Papa Pio XII dijo palabras claras sobre la vida sexual de los esposos:

“ El proprio Creador (…) estableció que en esta función los esposos sientan placer y satisfacción de cuerpo y del espíritu. Por lo tanto, los esposos no hacen nada de malo en buscar este placer y gozarlo. Ellos aceptan lo que el Creador les destinó. Con todo los esposos deben mantenerse en los límites e una moderación justa’ (CIC párrafo 2362).

He escuchado a esposas que se quejan de los maridos que las obligan a hacer lo que ellas no quieren o no aceptan en el acto sexual. Es una violencia obligarlas a eso. Lo que cada uno receta dentro de sus características psicológicas, no siendo una enfrenta a la ley natural puede ser vivido con libertad por la pareja.

Es legítimo que el esposo prepare la esposa para que haya lo que se llama armonía sexual, esto es, que ambos alcancen el orgasmo. El esposo debe guiarse exactamente por la orientación de la esposa, que sabrá mostrarle mejor naturalmente lo que ella necesita para llegar al orgasmo con él.

Las caricias sexuales en preparación para el acto sexual son lícitas aún las orogenitales a fin de que ambos consigan llegar al orgasmo. Y el marido debe ayudar a la esposa en ese sentido pues normalmente ella tiene más dificultad. Esto no es sexo oral. El sexo oral sucede cuando la pareja busca el orgasmo solo por medio oral, esto no se debe hacer.

.: ¿Qué dice la Iglesia sobre el sexo oral?

No es lícito que la pareja practique la masturbación mutua porque no se puede respetar la dimensión procreativa de esta forma, pero durante la relación sexual normal el marido puede ayudar a la esposa a llegar al orgasmo con caricias más profundas. Eso no es masturbación pues se hace durante el acto normal.

La pareja debe cuidar para que la relación sexual no sea mundanizada, es decir realizada a la moda de la prostitución vendida en películas pornográficas. La pareja cristiana no necesita DVDs eróticos para prepararse para el acto sexual. De la misma forma la pareja que busca a Dios no necesita deliciarse en un hotel de carretera. Sabemos que es un lugar de prostitución, de adulterio y de fornicación, actos tan condenados por Dios. Ahora, así como una pareja no come en un restaurant sucio, de la misma forma no puede celebrar su amor en una cama de adúlteros.

La pareja cristiana puede experimentar plenamente el secreto de la felicidad sexual en el placer y en la alegría porque sabe combinar en la cama armoniosamente el cuerpo y el alma, lo humano y lo divino.

Sin eso no sirven excitantes, hormonas, viagras, técnicas, bebidas, músicas, danzas, sofisticaciones eróticas o posiciones acrobáticas. Algunas de esas cosas cuando se usan con equilibrio hasta pueden ayudar a la armonía sexual pero si falta la esencial conjugación del cuerpo con el espíritu, trodo puede fallar y acabar en frustración.

Profesor Felipe Aquino
Recibió el título de Caballero de la Orden de San Gregorio Magno por el Papa Benedicto XVI, es autor de varios libros y presentador de programas de televisión y radio de la comunidad Canción Nueva.

Deja un comentario