Un milagro que hace parte de nuestros días

El milagro hace parte de nuestro día a día

Oración

En nuestra vida familiar se repite,continuamente, el milagro de la multiplicación de los panes. Generalmente, cuando llegamos a nuestra casa, después de un día de trabajo, estamos sin fuerzas porque ya dimos todo lo que teníamos que dar. Todos están necesitando de nosotros, pero no tenemos nada más para dar, no tenemos más fuerzas. ¿Cómo vivir en familia ese momento?

La primera tendencia es dejar caer nuestros brazos y decir: “No puedo, es imposible”. Entonces nos aislamos, nos encerramos en nuestra habitación y nos ausentamos.

Todos enfrentamos siempre con esa tentación. Pero, gracias a Dios, la experiencia ya nos comprobó que, por el hecho de estar juntos, sin tener algo para dar, casi sin fuerza para comunicarnos, pero juntos, lado a lado, el milagro se renueva. O Señor toma nuestros restos y, en sus manos, lo “casi nada” se multiplica. Y todo nosotros recibimos, todos somos alimentados, restaurados y revitalizados.

Ese milagro hace parte de nuestro día a día. Corremos el riesgo de no percibirlo, pero se da, porque, a pesar de todo, osamos en vivir en comunidad.

¡Dios te bendiga!

Lee más:
=>Familia, amor, sufrimiento, felicidad

Traducción: @ExequielAlvarez

Monseñor Jonas Abib
(Fundador de la Comunidad Canción Nueva)

Deja un comentario