Somos Marianos

¿Cuál era el contexto en que vivia Maria? ¿Cómo era la ciudad de Nazaret donde nació y vivió Nuestra Señora?

Maria era una niña de 13 años que también esperaba al Mesias.

En Lucas 1,26-28 se encuentra la narración de la aparición del Angel Gabriel a Nuestra Señora. El Angel va a la pequeña y pobre villa de Nazaret. Dios ama la periferia, lugar de quien nadie podria esperar algo bueno pues no era una ciudad que se encontraba en las profecias.

Alégrate llena de gracia!, palabras mesiánicas que se encuentran en todo el libro de Isaías. Exhultad, alegrate pueblo de Dios pues tu salvador vendrá a socorrerte.

El saludo que cumple la promesa de la venida del mesías deja a Maria intrigada, hasta con miedo, pues no compreendió como sucederia lo que el angel anunció.

Maria estaba comprometida, todo el mundo en la ciudad lo sabia y aún más, ella conocia la ley, seguramente pasaron muchas cosas por la cabeza de Maria.

Existia un proyecto de vida con San José, ellos tenian una relación santa. María, más allá de todo confió, aún sin entender, confió en la Divina Providencia.

El cielo prometió a Maria que en todo lo que ela hiciese, la mano de Dios estaria sobre ella.

Maria era pequeña, simple, sierva del Señor, comenzó ahi su trayectoria en la voluntad de Dios.

Cuando Maria fue al templo a presentar a su hijo, se dio cuenta del cumplimiento de las profecias a través de Simeón. Maria guarda todo en su corazón, dia a dia.

La Virgen, Madre de Dios, necesitó acompañar a su hijo en el via crucis, en la cumplimiento de las palabras de los profetas, donde el cielo y la tierra se unen a través de Jesus.

Jesús vino para denunciar con su vida profética todo el mal que existía y María lo acompañó fielmente en su misión. Maria acompaña a su hijo hasta la cruz, su hijo único es crucificado injustamente pero ella peregrina y confia que la sombra del altísimo estaria con ella.

Los primeros cristianos fueron incluyendo en su liturgia que Maria era intercesora y madre. En medio de la Primera Guerra Mundial, en 1917, Maria aparece a tres niños pobres y simples, que eran pastores de ovejas, que estaban trabajando en el campo y viviendo una vida común.

Maria aparece y pide: “consuelen mi corazón”. Ella denuncia el mal y dice que el corazón de su hijo está herido por el mal humano.

Asi como Maria debemos ser hombres y mujeres adoradores, buscando todos los dias la voluntad de Dios.

Cristiane Henrique
Misionera de la comunidad Canción Nueva

Deja un comentario