Confórtense los unos a los otros con buenas obras y palabras, dice el Papa

En la homilia el Papa Francisco pide que todos se consuelen y ayuden unos a los otros, afirma también que es justamente el consuelo lo que da esperanza.

Después del receso del verano europeo, el Papa Francisco retomó este martes 1 de Setiembre, la celebración de la Santa Misa en la Casa Santa Marta. El Pontífice inició su reflexión diciendo que ‘la esperanza del encuentro final con Cristo es reforzada entre los cristianos gracias al consuelo mutuo en Jesús, hecho de buenas obras y buenas palabras y no de chismes”.

El Papa meditó el pedazo de la carta de San Pablo que habla sobre el comportamiento de la antigua comunidad de Tesalónica. Una comunidad inquieta que se cuestionaba y preguntaba cómo sería el regreso de Cristo, cual es el destino de los muertos, a la cual era necesario decir:“Quien no trabaja, no come”

Papa2davenida

El Pontífice observa que San Pablo afirma que el ‘dia del Señor’ llegará improvisadamente como un ladrón, pero que Jesús traerá la salvación a quien cree en El. “Consuélense mutuamente y ayúdense unos a los otros. Es justamente el consuelo lo que da esperanza”, reiteró.

“Este es el consejo: consuélense. Consuélense mutuamente. Hablar de esto: pero yo me pregunto: ¿nosotros hablamos de esto, que el Señor vendrá? O hablamos de tantas cosas, teologías, cosas de la Iglesia, de padres, hermanas, monseñores, todo eso? Y nuestro consuelo, ¿es esta esperanza? Consuélense mutuamente, consuélense en comunidad. En nuestras comunidades, en nuestras parroquias ¿se habla de eso, que estamos a la espera del Señor que vendrá, o se dicen chismes, de él o de ella, para dejar pasar el tiempo y no aburrirse?

.: La segunda venida del Señor está cerca 

El juicio y el abrazo

El Papa añade diciendo que en el salmo responsorial todos repiten: “Estoy seguro de que contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivos”. Pero será que tiene la seguridad de que contemplará al Señor? El ejemplo a seguir es el de Job, que a pesar de sus desventuras afirmaba decidido: yo se que Dios está vivo y voy a verlo, lo veré con estos ojos”

“Es verdad, El vendrá para juzgar. Pero pensemos también que él vendrá a verme, para que yo Lo vea con mis propios ojos, Lo abrace y esté siempre con Él. Esta es la esperanza que el Apostol Pedro nos dice para explicar con nuestra vida a los otros, para dar testimonio de la esperanza. Este es el verdadero consuelo, esta es la verdadera seguridad.

La comodidad de buenas palabras y obras

Como San Pablo a los cristianos de ayer, el Papa Francisco recuerda el consejo para la iglesia contemporánea: “confórtense unos a los otros con buenas obras y ayúdense los unos a los otros. Y así vamos adelante”.

“Pidamos al Señor esta gracia, que la semilla de la esperanza que sembró en nuestros corazones crezca hasta el encuentro final con El”. ¡Estoy seguro de que veré al Señor. Estoy seguro de que el Señor vive. Estoy seguro de que el Señor vendrá a encontrarme. Este es el horizonte de nuestras vidas!. Pidamos al Señor esta gracia y conformémonos unos a los otros con buenas acciones y buenas palabras en este camino.”

Fuente: papa.cancaonova.com

Deja un comentario