Es hora de la población repensar sus actitudes y ser capaz de dialogar