El matrimonio es el sacramento de la creación

La teología del Cuerpo, que hace parte de los enseñamientos proferidos del saudoso Papa Juan Pablo II, es un conjunto de 129 catequesis que dicen a respecto al amor humano.

Pasamos al extraordinario don de la Santa Misa, en la que Dios se da a sí mismo por nosotros. ¿Qué tiene que ver la Eucaristía con el matrimonio? El fallecido Pontífice polaco vio claramente la existencia de un nexo, un vínculo entre la comunión que experimentamos en la Eucaristía y en el acto conyugal, uniendo a ambos.

En las 129 catequesis, Juan Pablo II habla de dos uniones: El casamiento de Adan y Eva, en el libro de Génesis; y las nupcias del cordero, en el libro del Apocalipsis, en el casamiento en que Dios se une a la humanidad. Hoy, los casamientos duran poco, pues luego se deterioran en función de la cobranza. ¿Cuál es la cobranza en el casamiento? La felicidad. El casamiento está mal, porque está cobranza es injusta. Nadie es capaz de hacer al otro feliz, porque hemos hecho para Dios.

Foto: KaninRoman by Getty Images

¿Qué dice la Iglesia sobre el matrimonio?

Santo Agostiño recuerdanos: “El corazón está inquieto hasta que se encuentre con Dios”. En la tierra, somos como una persona que viajó por la noche toda, pone la cabeza de un lado y de otro sin tener como repousa la. La vida, en este mundo, es una viaje, en la cual nosotros no tenemos donde reposar la cabeza. No podremos transformar el otro en puerto seguro, pues somos compañeros de viaje.

El Papa Juan Pablo explica que, antes de la venida de Jesus, el matrimonio era una especie de sacramento de creación. El hombre y la mujer ayudan en esta creación. El hombre y la mujer ayudan en esta creación. En el vientre de la mujer, ocurre un milagro de crear, de nada, y el alma del ser humano (con la gracia del Espíritu Santo).
La iglesia nos es contra el sexo, ella aprecia tanto la sexualidad y da tanto valor a ella, que este da un valor sagrado. Por su naturaleza, el sexo tiene algo divino, pero eso todavia no es lo suficiente parar tornalo sacramento.

Buscar la felicidad a dos

El matrimonio entre dos bautizados es un sacramento, porque es una participación en la redención, es salvífico porque es una entrega. Es la entrega de su vida para hacer que el otro llegue a la felicidad, que es Jesus. Usted es la fuente de la felicidad, pero debe entregar su vida para alcanzar la felicidad, uno se sacrifica al otro.

El acto de unión sexual entre el marido y la mujer es prazeroso, hace que ambos queden satisfechos, pero también es una entrega. El esposo entrega su cuerpo a su esposa, y ella se lo entrega a su esposo, es una donación. Esta entrega en Cristo es un sacramento, no simplemente por la creación de Adan y Eva, pero el acto de la Cruz.

Lee más: 
.:Consejos para vivir bien el matrimonio
.:¿De que sobrevive el matrimonio?
.:Parejas, buscad la ayuda de Jesús para vuestro matrimonio

Cuando los paganos unen en el matrimonio participan de la creación, pero cuando los bautizados se unen en el matrimonio ellos participan de la Iglesia. Esta unión maravillosa de entrega mutua entre Cristo y la Iglesia tornarse visible en la entrega por su esposa y por su esposo.

En la eucaristía, vivimos el gran misterio en que el esposo (Nuestro Señor Jesucristo) entrega su cuerpo por la esposa (Iglesia). El esposo da todo lo que es por amor. El matrimonio es una cruz, pues es una entrega de amor. El mundo perdió la noción del amor, el no es subjetivo y personal.

Sexo

Cuando los enamorados se unen sexualmente, muchos critican la Iglesia diciendo que juzgamos el amor, pero eso no es amor, es egoísmo. Nosotros católicos sabemos que amor no es sentimiento, pero existe un sentimiento que sigue el amor, pues este es una entrega y no es un sentimiento subjetivo, pues usted puede sentirse bien tomando un veneno, como las drogas. El mundo moderno quiere viajar en el amor, quiere sentirse bien, pero el sentimiento puede ser sabroso y profundamente egoísta.

El sexo es una entrega total, el cuerpo habla, pues es una linguaje. Si una persona dice: “Yo te amo” – con los labios cerrados y con gestos negativos -,¿usted va creer en el cuerpo o en la palabra de ella? El cuerpo, en la relación sexual entre marido y mujer, dice: “Mi cuerpo es todo suyo”, pero, cuando el sexo esta en el noviazgo, no hay entrega total. Cuando cada uno va para su casa es una mentira. Solamente en el matrimonio, en la entrega para siempre, es que ocurre la entrega total, esto es redentor, sacramento que Jesus nos ha revelado en la cruz.

Usted vive una crisis Conyugal? Mire para la Cruz en el sacrificio del calvario y pida a Dios la fuerza de entregarse, derramar la sangre por su esposo/a y hijos.

Papa Bento XVI afirmó: ‘El amor-ágape debe buscar fuerzas en el amor-erótico”, o sea, en el amor que tenemos. Al desear a Dios, podremos utilizar nuestros afectos. El amor no es solamente sentimiento, pero él se expresa en el deseo.

Padre Paulo Ricardo
Sacerdote de la Arquiodicesis de Cuidaba – MT (Brasil)

Deja un comentario