¿Qué esperan los jóvenes de la Iglesia?

Papa Francisco, junto con la Iglesia, se abre para escuchar los jóvenes

La equipo del Portal Canção Nova, preparo una entrevista con el Asesor Nacional de la Comisión Epsicopal para la juventud de la Conferencia Nacional de los Obsipos del Brasil – CNBB, padre Antonio Ramos del Prado, para reflexionar sobre el sínodo de los obispos para la juventud y, también, de mirar amoroso y atento del Papa Francisco para con la juventud.

Ve aquí la entrevista

cancaonova.com: ¿Cuál la importancia de esta mirada del Papa Francisco para con la juventud, por medio del sínodo de los obispos?

Padre Antonio Ramos del Prado: El Papa Francisco percibió que la ‘Iglesia de mañana’ depende de como la ‘Iglesia de hoy’ esta escuchando y acogiendo los adolescente y jóvenes de los de hoy. De este forma, el Sínodo es el espacio de “caminar juntos”, es decir, caminar con “las juventudes”. Hablamos “juventudes”, porque el Papa escucho y esta escuchando, en el Sínodo, no sólo jóvenes de dentro de la Iglesia, pero también, jóvenes gnosticos, evangélicos, sin religión etc.; todos estos jóvenes tiene algo que decir a la Iglesia.

El Sínodo es un Kairós para la Iglesia, porque los jóvenes siempre nos muestran la realidad en que están viviendo con más claridad y, al mismo tiempo, nos apuntan caminos. Y, el Papa pide para los jóvenes decir cual Iglesia que ellos quieren.

Foto: FatCamera by Getty Images

cancaonova.com: ¿Cómo la Iglesia puede contribuir para que el joven pueda encontrar su vocación y, también, fortificar su fe?

Padre Antonio Ramos del Padro: Creo que es siguiendo el ejemplo de Jesús, cuando Él caminó con los dos discípulos de Emaús (Lc 24). Jesús salió y vio a aquellos dos jóvenes tristes caminando de Jerusalén a la pequeña ciudad de Emaus. Sensibilizó; comenzó a caminar cerca a ellos y escuchar la conversación.

Después, como si no supiera de nada, preguntó: “¿Qué andas hablando por el camino?” Los escuche atentamente. Los jóvenes desahogaban. Entonces, Jesús rescató la historia de los descendientes de ellos y, al mismo tiempo, llamó la atención por la falta de confianza de aquellos jóvenes. El discurso de Jesús era tan importante y contagioso que el corazón de los jóvenes ardían de alegría. Y, Jesús, cuando llego la ciudad, quiso continuar el camino, además, los jóvenes, pidieron para Jesús quedar. Entonces, cuando Él partió el pan, aquellos jóvenes reconocieron Jesús. Jesús ahora les deja reanudar la misión.

Creo que, la Iglesia, debe hacer la misma cosa que Jesús: Ver, escuchar, orientar, acompañar y confiar en el protagonismo juvenil.

cancaonova.com: ¿Qué los jóvenes pueden esperar de la Iglesia?

Padre Antonio Ramos del Padro: Los jóvenes pueden esperar que este Sínodo abrirá muchas puertas para un nuevo tiempo. Y podrán, así como los discípulos de Emaús, continuaren anunciando y testimoniando el Evangelio en todos los lugares. Podrán, con el Sínodo, reavivaran la llama de la fe y fortalecieron la vocación de discípulo y misionero de Jesucristo. La Iglesia escuchó los jóvenes y, ahora, caminará junto con ellos.

Lee más:
.:¿El joven tiene espacio dentro de la Iglesia?
.:¿Qué fue el sínodo de los Obispos con los jóvenes?

cancaonova.com: ¿Y hoy, los jóvenes, tienen espacio dentro de la Iglesia?

Padre Antonio Ramos del Prado: En muchas Iglesias particulares, los jóvenes son protagonista y ha llevado los adultos a vivir la alegría del evangelio. En otros lugares, las Iglesias particulares aún necesitan pasar por el proceso de conversión. La Iglesia, en el Brasil, cuando los Obispos aprobaron el documento Evangelización de la Juventud en 2007, abrió una enorme puerta para las juventudes.

En aquel momento, las diversas expresiones juveniles hicieran la Iglesia crecer. Sabemos que la alegría de la juventud y su docilidad es capaz de hacer “nuevas todas las cosas” y, principalmente, se apropia de tu espacio dentro de la Iglesia.

cancaonova.com: ¿Cómo podemos incentivar los jóvenes a ser discípulos y misioneros de Jesús?

Padre Antonio Ramos del Prado: Hacer como Jesús hizo, como vimos en el texto de Emaus (Lc24). Caminar y aprender con los jóvenes es el camino seguro en el acompañamiento. Lo que más los jóvenes han pedido a la Iglesia es que ella lo acompañe. Acompañar no es hacer para los jóvenes, y sí estar al lado; estimular sus iniciativas. Cuando necesario: corregir en la misericordia y señalar caminos.

Deseo a todos los jóvenes que no pierdan la esperanza y abrazan el Sínodo, pues, son la Iglesia viva de Nuestro Señor Jesucristo. Y, que María Santísima esté siempre con todos.

Fuente: Canção Nova

Deja un comentario