¿Qué hacer cuando los hijos comienzan a salir de casa?

Los hijos crecen, toman sus decisiones y comienzan a salir de casa

Las madres que tanto reclaman del correteo con pañales, biberón, juguetes y noches sin dormir por causa de enfermedades, crean dentro de si un deseo de que los hijos crezcan, para que puedan tener tiempo para si mismas.

Que hacer cuando los hijos comienzan salir de casa

Y ellos crecen rápido. Luego viene la adolescencia y los padres se enfrentan con los problemas de escuela, amigos y fiestas. Pronto, descubren que cuanto más los hijos crecen, más las preocupaciones aumentan. Viene el sentimiento de impotencia frente a los conflictos de un mundo que enseña tantas cosas a los hijos, pero que tiene que ver muy poco con los valores familiares.

Con los hijos adultos, las preocupaciones pasan a ser con la elección de la profesión, de las fiestas, bebidas, graduaciones y de los matrimonios. Los sentimientos de los padres con los hijos van mucho más allá del cansancio, viven también muchos momentos de alegría.

Llega el día, sin embargo, en que los hijos crecen, hacen sus elecciones y comienzan a salir de casa. Es un momento importante y a veces, crucial en la vida familiar. Y puede ser un cambio positivo, desde que sea considerado como una oportunidad para dedicar más tiempo al cónyuge, cuidar la relación.

Sin embargo, dependiendo de como es sentida la salida de los hijos, este momento puede, realmente, convertirse difícil y dolorosa, principalmente si la pareja descubre que toda la relación fue construida por medio de la vida de los hijos. En este caso, la salida de ellos para construir su propia familia o por varias razones, deja un gran vacío, y los padres se deparan con una inmensa soledad.

Es un momento de reflexión, y no vale mirar en el espejo retrovisor del pasado y pensar en el “si hubiera”, porque pensar que podría haber actuado diferente no va cambiar la situación; sentirse culpada, porque no estudio o trabajo, no va ayudar en nada. Es momento de mirar para el futuro y decidir lo que hacer, lo que no hice hasta hoy y recriarse.

Como todo cambio, las personas son afectadas de forma diferente, dependiendo de las expectativas de los proyectos y del modo de ver esta transformación en la vida de ellas. Lo ideal es aprovechar para redescubrir su relación conyugal y social. Es hora de mejorar la calidad de vida.

Independiente de ser fácil o difícil, es necesario que los padres continúen su vida y, cuando sea posible, hagan nuevos proyectos.

Recuerda que los hijos no abandonaron los padres, solo están siguiendo el curso de la vida. Eso les ayudará a iniciar esta nueva etapa de la vida profesional, matrimonial o misionera lejos de ellos, de forma independiente. Esta distancia se convierte menor a medida que los hijos sientan voluntad de estar con los padres no más por la supervivencia, sino por la alegría de estar juntos. En general, quieren estar cerca de las personas felices y realizadas.

Traducción y Adaptación: Thaís Rufino de Azevedo

Angela Abdo
Coordinadora de grupo de madres que rezan por los hijos de la Paroquia San Camilo de Lelis (ES) y asesora en el Estudio de las Directrices para la RCC Nacional

Deja un comentario