El amor es la llave

Imitar a Dios es cuidar del amor que habita en nuestros corazones. El amor es la unidad que tenemos con Dios, es el amor que nos une al cielo. Es necesario cuidar del amor, hacer que él crezca, cultivar como que lo hacemos con las plantas, que debemos dar agua, tierra, abono, sol y protección.

“Sed, pues, imitadores de Dios como hijos queridos” (Efesios 5,1)

Imitar a Dios es amar, pues del amor nace la alegría de servir al deseo de buscar una herencia eterna. El amor es la llave para un encuentro definitivo con el Señor. 

Saludos
Geraldo Garcia

 

Lea más:
::El sentimiento de vacío en el corazón sin Dios
::Lo purificaré de toda impureza

Deja un comentario