¡La adoración cambia nuestra vida!

La adoración es para nosotros, pecadores

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

En la adoración, palabras no son necesarias, pero si tu las tiene, es un incremento. El amor no necesita de palabras, y los mejores momentos de amor son sin palabras, cuando no hay necesidades de decir nada.

No quería hablar mucho, pues Dios sabe de todo. Por supuesto que hay momentos en que necesitamos alabar y dar gracias a Dios. Hay otros momentos en los cuales es necesario pedir a Él, pero hay momentos en que necesitamos simplemente estar con Él como el pez esta en el agua.

Cuando estamos mal, comenzamos a pensar en actuar de muchas formas. Muchas veces, no pensamos que podemos volvernos para Dios. Solo que es el contrario. Jesús dijo de la adoración para una mujer despedazada: María Magdalena.

La adoración es para nosotros, pecadores. Aún en el pecado, aún en el error, yo me pongo en Dios. Tu solo vas encontrar alivio en Dios. En este momento, el tentador va decir a ti que tu no eres digno, y que debes ir al otro lugar. Pero el único lugar en que tu puedes encontrarse es en Dios. ¡Todo comienza en el Señor. No tangas miedo de correr atrás de Él. Aún sin palabras y humillado, quedate en Él!

Jesús busca siempre alguna cosa buena en la basura podrida de nuestra vida, y mientras no encuentra, Él no para. Entonces, Jesús coge estas cosas buenas y muestra para ti. A partir de esta única cosa buena que encuentra en tu vida, Él reconstruye muchas personas. Jesús ve el bien que hay en interior, ve l verdad, la búsqueda, la ansia que tu tiene de ser mejor. Jesús puede cambiar su vida. ¡La adoración cambia nuestra vida!

¡Dios te bendiga!

Lee más:
.:Adoración, el camino para la sanación
.:Todo viene de la adoración

Conozca nuestra página de ‘Liturgia cotidiana’ => liturgia.cancaonova.com

Parte del libro de Monseñor Jonas Abiba: “Ahora mis ojos te veen”

Su hermano,
Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario