La felicidad que santifica

La vida está repleta de oportunidades y opciones que puede hacernos felices, pero necesitamos buscar la felicidad que santifica nuestra alma, la felicidad que nos lleva al seguimiento de Cristo. Seremos felices por vivir delante del gran amor de Dios, Él nos sostiene a cada momento, nos ayudará a ser verdaderamente felices viviendo la alegría del Evangelio. “Necesitas renovar-vos, por la transformación espiritual de vuestra mentalidad, y a vestirse del hombre nuevo, creado a la imagen de Dios, por la verdadera justicia y santidad” (Efesios 4,24)

Solo en el Señor encontraremos la esperanza de ser un hombre nuevo, una mujer nueva.

Busquemos todos los días la renovación de nuestra fe.

Saludos
Geraldo Garcia

Deja un comentario