El amor lleva a la santidad

La receta hacia la santidad es el amor

Foto: Wesley Almeida / cancionnueva.com.es

La voluntad de Dios es que seamos santos. Él mismo nos revela: “Porque yo soy el Señor vuestro Dios. Santifíquense y sean santos, porque yo soy santo” (Lv 11, 44).

Cuando un doctor de la ley le preguntó a Jesús respecto del mayor mandamiento, Él utilizó un trecho del libro de Deuteronomio para responder: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Dt 6, 5). Y agregó: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 39).

La receta de la santidad está en el amor que realizamos a través de actitudes concretas. Más allá de mostrarnos que éste es el camino hacia la santidad y que el amor se realiza mediante actitudes concretas, Jesús nos dice que seremos juzgados en el amor. Él afirma: lo que hacemos o dejamos de hacer en gestos concretos de amor es a Él mismo a quien lo hacemos (o no).

En ese juicio, o recibiremos el premio máximo o el castigo máximo. Él quiere nuestra santidad. Por eso, nos da una orden: “Sean santos, porque yo soy santo”.

Lee más:
.:Es posible vivir la santidad
.:Ser santos en los días de hoy
.:Santos del día a dia son esperanza

Tu hermano,
Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario