El amor lo supera todo

Nuestra esencia es el amor

Foto: Archivo/CN

Foto: Archivo/CN

La ira es el sentimiento de irritación, rabia, rencor generalizado que se produce en determinada situación.

Aunque ese sentimiento surge delante de cosas que no están bien, el Señor quiere convencernos de que el remedio humano que usamos no es el más eficiente. Gritarle a tu hijo, regañarlo, golpearlo, reaccionar con ira no resuelve nada.

Dios nos enseña que la única solución es el amor. A veces, estás obligado a corregir y castigar, pero nada de eso puede ser hecho bajo la influencia de la ira. Puedes tener todas las razones para hablar con firmeza con tú cónyuge, con el fin de corregirlo, pero comprende que la solución no viene a través de la ira, que no es de Dios.

¡La solución es el amor! Esa es nuestra esencia.

El Espíritu Santo es quien siembra el amor en nosotros. Padres e hijos necesitan usar ese sentimiento santo que fue sembrado en nuestro propio corazón. Necesitamos acabar con nuestra mala voluntad dentro de casa, la cual, a veces es justificada por el cansancio.

El amor supera todo, incluso el cansancio. Dios ya sembró en nosotros la “buena voluntad”, y ella debe ser usada también en las horas difíciles.

Lee más:
.:¿El amor tiene precio?
.:Marquemos el hoy con gestos sencillos de amor
.:Como descubrir el amor verdadero

Tu hermano,
Monseñor Jonas Abib
Fundador de la comunidad Canción Nueva

Deja un comentario