Las pasiones mundanas parecen libertad, pero son prisiones

Cuanto más buscamos las pasiones mundanas, mas quedamos esclavos de ella

El enemigo siembra y atiza en nosotros las pasiones mundanas, porque sabe que así él nos mantiene preso. Necesitamos tener la protección de Dios en nuestra vida, para no ceder a ella y ver el mal que ellas pueden hacer para nuestra alma.

pasiones

Jesús vino para enseñarnos a renunciar la impiedad y las pasiones mundanas.

Nosotros estamos siendo oprimidos, pero el Señor quiere libertarnos y poner sobre nosotros una capa de protección.

Recemos: “”¡Librame, Señor! Yo no quiero vivir de pasiones mundanas, no quiero que ellas me dominen. Señor, ven dominar toda nuestra mente, todo mi ser y mi cuerpo, todos mis sentimientos y mis emociones.

Somos templos de Dios, independiente de nuestros pecados y de nuestros sentimientos.

Lee más:
.:Demonios y exorcismos en siete cuestiones
.:Resiste al demonio y huirá de ti

Tu hermano
Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario