Nuestro origen es divino

Nuestra origen es divina, porque venimos de Dios

Origem

Necesitamos estar en los brazos del Padre, pero para llegar allá tenemos que pasar por una transformación, como el niño que se va transformando en el vientre de su madre. Tú no fuiste creado para ser abortado en esta vida. Esa es la audacia del enemigo que nos vive predicando tantas mentiras.

El demonio quiere que existan muchos perdidos, desanimados y desviados en la faz de la Tierra. Son personas que llegan a ese límite porque perdieron la noción de su origen divino.

El maligno está intentando matarnos en espíritu y alma. ¡Él nos colocó una venda en los ojos para que no viéramos nada! Por eso, necesitamos vaciarnos del pecado y de toda conexión con el mal. ¡Tenemos muchas manifestaciones de muerte! Mira cuántas personas están en depresión, enfermas, desanimadas.

No podemos ser uno más. Fue justamente para eso que vino Jesús: “Conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Y la mayor de las verdades es que nuestro origen y nuestro destino son divinos.

El Espíritu Santo vino para formarnos para el Padre, eso es una gracia del Señor, que envío su Espíritu para asumir esa causa y ayudar a transformarnos en una creatura nueva.

El Señor quiere derramar Su Espíritu sobre todas las personas, lugares y situaciones. Por eso, clamemos para que Él derrame sobre nosotros una nueva unción. La palabra de orden que San Pablo dio a Timoteo es perfectamente adecuada para nuestros días: “Reinflama el carisma que está en ti” (II Tm 1, 6).

Di conmigo: “Yo tengo un origen divino, yo vine de Dios y es a Él a quien voy a volver”.

Lee más:
.:¿Cómo hablar de alegría cuando estamos tristes?
.:La tristeza nos intoxica
.:Oración de liberación de una tristeza

Su hermano
Monseñor Jonas Abib

Deja un comentario