Tomé una decisión: ¡quiero perdonar!

Perdonar hace bien, primero, a quien perdona

Perdón

Por supuesto ningún padre, por si solo, es capaz de cambiar la substancia del pan y del vino ni perdonar los pecados de nadie. Pero al pronunciar las palabras, todo cambia por la acción del Espíritu Santo. ¡Que belleza! En el amor, en el perdón es el mismo: tu decides y Dios opera.

Me decido a perdonar: “Ven, Espíritu Santo, arranca de mi interior toda raíz de amargura, decepción, tristeza y desanimo. Quiero perdonar mi madre, mi padre, mis hermanos y hermanas. Quiero perdonar mis parientes y amigos. Yo me decido a perdonar. Yo me decido a amar.

Derrama, Señor, sobre mi y Espíritu Santo y dame la gracia de decisión de perdonar y amar. Quiero perdonar la persona con quien me casé, a pesar de todo lo que hice.

Quiero perdonar todas las personas que ahora ve mi mente, aquellos que me perjudicaron y me ofendieron, hablaban mal de mí, de mi familia. Derrama, Señor, Tú Espíritu Santo, para que mi corazón sea profundamente sanado e yo pueda decir con la vida: “Yo quiero amar, yo quiero ser lo que Dios quiere. Solo yo no puedo más”. Yo me decido a amar y perdonar.

Donde existe voluntad, existe un camino. Dios espera tu decisión.

.:Lee aquí más mensaje de Monseñor

Tu hermano
Monseñor Jonas abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario