Una sociedad que funciona

En la evangelización, una sociedad que funciona es el trabajo de los sacerdotes y de los fieles laicos. Sin competir, nunca, pero en espiriu de cooperación y unidad, los laicos pueden llegar  a donde nosotros, padres, no podemos. Están presentes en realidades a las que, muchas veces, no llegamos, por eso son una herramienta importante en la acción evangelizadora.

Laicos bien formados y conscientes de su identidad cristiana fertilizan las diversas realidades de vida secular donde están incluidos, por medio de sus hogares hasta el trabajo, el comercio, la política…. Evangelizan por su testimonio de vida que fermenta toda la masa con la fuerza del Evangelio.

Como el fermento que, sin aparecer, tiene la fuerza de fermentar toda la masa, los fieles laicos contribuyen directamente para la construcción del Reino de Dios, a partir de realidades muy concretas. Son verdaderos discípulos y misioneros del Evangelio, los promotores de la vida y comunicadores de los valores evangélicos.

¡Dios te bendiga!

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

Lee más:
=>Eucaristía: tenemos valorizar ese tesoro

Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunida Canción Nueva

Deja un comentario