Aprender siempre, aún en las situaciones más adversas

Necesitamos siempre estar abiertos para aprender el nuevo

Foto: Archivo/CN

Foto: Archivo/CN

“Aunque era Hijo, aprendió en su pasión lo que es obedecer” (Heb 5,8).

La vida es un aprendizaje constante, que nos conduje la dinámica de siempre estar abiertos para el nuevo. De todo lo que nos sucede, necesitamos tener la capacidad y el coraje de obtener una enseñanza para nuestra vida, aún que sea en la situación más adversa, así como el proprio Jesús aprendió lo que significa la obediencia al Padre por medio de lo que Él sufrió.

Una gran señal de madurez se da cuando somos capaces de mantenernos en esta dinámica de aprendizaje, independiente de nuestra edad. Esta actitud no nos disminuirá en nada, al contrario, nos eleva, porque la humildad nos acerca de Dios y de los hermanos.

¡Jesús, en vós confío!

Lee más:
.:Ama tu pequeñez y tu pobreza
.:Humildad no significa ser menos
.:Es necesario buscar siempre la humildad

Luzia Santiago
Co-fundadora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario