¿Como vivir en el tiempo de tribulación?

Mientras no damos cuenta de donde viene la fuerza de que necesitamos, vamos quedar debatiendo, buscando soluciones humanas, queriendo vencer las situaciones por nosotros mismo. Necesitamos ser humildes y pobres de espíritu para entender como lo cuanto el Señor hace por aquellos que baja sus propias armas y pasan a luchar con la armadura de la confianza en Él.

El pobre es aquel que tiene en cuenta su nada y espera todo de Dios. En muchos momentos de tu vida, tu ya debe haber sentido pequeño, aún teniendo realizado grandes cosas. Cuando eso ocurre, es Dios quien realiza en nosotros, que somos solo el vaso de baro. Eso es lo que nos revela la Sagrada Escrituras cuando personas como la Virgen María, Moisés, David y los Doce Apóstoles, entre otros, son elegidos por el Señor para grandes milagros y maravillas.

Delante de nuestra debilidad, cuando reconocemos y asumimos nuestra pobreza y pequeñez, Dios toma nuestro lugar en el combate y gana por nosotros. Podemos pasar por grandes tormentos, pero con el Señor, continuamos con pasos firmes y en paz.

Vamos humillar nuestro corazón en la presencia del señor, reconociendo que es de Él que viene nuestra fuerza.

¡Jesús en tí confío!

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

.:Lee aquí más mensajes de Luzía Santiago

Luzia Santiago
Cofundadora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario