El misterio del sufrimiento

El sufrimiento es una escuela de santidad

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com

“La Sangre de Cristo, al mismo tiempo que revela la grandeza del amor del Padre, manifiesta también cuán preciosos es el hombre a los ojos de Dios y cuán inestimable es el valor de su vida”. (San Juan Pablo II)

Detengámonos para reflexionar cuántos fueron los momentos de dolor en nuestra vida, en los que pensamos: “No voy a poder soportarlo”, “Yo no merezco este sufrimiento”, “¿Por qué tengo que pasar por esto?”, “¿En qué me equivoqué?”, “¡Esto parece un castigo!”.

Hermanos, no seamos atrapados por la nueva mentalidad del mundo, que se basa en el materialismo práctico, en la búsqueda del placer, del tener y en el individualismo.

Las contradicciones, las tribulaciones y las limitaciones por las que pasamos en nuestra vida son asumidas plenamente por Jesús: “Siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos por la pobreza” (2 Corintios 8,9). En el sufrimiento, Jesús nos lleva a realizar plenamente el sentido de nuestra existencia.

Nadie como Él asumió para sí todos nuestros dolores, salvándonos para la vida eterna. Al descubrir el misterio del sufrimiento, nos abrimos para un bien mayor: el don de ir hasta el otro, vencer nuestros prejuicios, amar y valorizar la vida. Nuestro sufrimiento es una escuela de santidad. Nuestro dolor nos hace experimentar la misericordia de Dios, la dignidad y la fuerza salvífica que le son propias. Benditas sean nuestras pruebas.

¡Jesús, en vós confío!

Lee más:
.:El origen del sufrimiento
.:Aprende con el sufrimiento
.:¿Qué hacer frente a los sufrimientos?

Luzia Santiago
Cofundadora de la Comunidade Canción Nueva

Deja un comentario