Servir a todos con alegria

“Si yo, el Señor y Maestro, lavé vuestros pies, también vosotros deveis lavar los pies unos a los otros.”(Juan 13, 14).

Jesús lava los pies de sus discípulos. Nosotros somos invitados a lavarnos los pies unos a los otros. Con el ejemplo de Jesús, necesitamos también inclinarnos para escuchar a nuestro hermano, acogiendo su forma de ser, sabiendo escuchar, teniendo paciencia y con el corazón abierto para compartir nuestro mejor.

La invitación para hoy es realizar un gesto concreto de ir al encuentro de las personas que necesitamos perdonar y pedir perdón a aquellas que herimos de alguna forma.

Como discípulos, aprendimos que debemos ayudar y amar a aquellos que están a nuestro lado con alegría de pertenecer a Dios. “Servir al Señor con alegria” (Salmo 100, 2).

Pidamos a Jesús la gracia de vivir este día con el corazón unido al de El.

¡Jesús en ti confío!
Luzía Santiago

Deja un comentario