Tiempo de cambio

Al cambiar para mejor las cosas comienzan a modificarse dentro de nosotros

Foto: Daniel Mafra/cancionnueva.com

Foto: Daniel Mafra/cancionnueva.com

“Dios creó el ser humano a su imagen, a imagen de Dios los creó” (Genesis 1,27)

No dejemos que el dolor, la rabia, el odio ni el resentimiento crezcan y nos hagan mal. Es fundamental rezar intensamente por aquellos que nos agreden, pidiendo a Dios que nos bendiga. Debemos pedir la gracia de mirarlos con los ojos con que Dios los ve.

De esa forma, nuestro corazón será capaz de amar y de expresar amor. Cuando descubrimos cualidades en las personas, neutralizamos el mal. De ninguna manera, debemos resaltar las debilidades de las personas —quien quiera que sea— pues todos traen trazos del rostro de Dios.

.:Siete consejos para un cambio de vida con fe y valentía
.:Un Joven nos cuenta como la Palabra de Dios cambio su vida
.:Tu Palabra me da vida

Necesitamos resaltar el bien y nunca el mal. Nunca esperes que los otros cambien, ¡cambia tú primero! Al cambiar para mejor las cosas comienzan a modificarse dentro de nosotros y a nuestro alrededor, porque nuestra visión cambia: “y se han revestido del hombre nuevo, que se va renovando a imagen de Dios, su Creador, para llegar a conocerlo plenamente” (Col 3,10). Lo que cuenta es Cristo que es todo y está en todos.

Jesús, yo confío en Tí.

Conozca nuestra página de ‘Liturgia cotidiana’ => liturgia.cancaonova.com

Luzia Santiago
Cofundadora de la Comunidad Canção Nova

Deja un comentario