Vivir Reconciliados

En la reconciliación, Jesús nos hace verificar la solidez de nuestra caridad

Foto: ImagineGolf by Getty Images

Si las circunstancias abrieron en nosotros grietas de resentimiento y heridas contra una persona, Jesús nos hace verificar la solidez de nuestra caridad con esa persona.

“¡Tengan cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; pero si cambia de actitud, perdónalo. Aunque peque contra ti siete veces en un día, si siete veces viene a decirte: No lo volveré a hacer, debes perdonarlo”. (Lucas 17, 1-6).

Pidamos la luz del Divino Espíritu Santo, para que, con paciencia y caridad, siempre podamos darnos una nueva oportunidad y también a los otros. ¡Es así como la Iglesia de Cristo se va solidificando en la reconciliación! ¡Envía, Señor, tu Santo Espíritu y renueva la faz de la Tierra!

¡Jesús, en vós confío!

Lee más:
.:Tomé una decisión: ¡quiero perdonar!
.:¿Que te impide perdonar?
.:Perdonar sin miedo de amar

Luzia Santiago
Cofundandora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario