Seamos amigos de nuestro tiempo de espera

Sea amigo del tiempo

Créditos: by Getty images / Lazy_Bear

Saber esperar es una verdadera escuela de confianza en Dios. Muchas veces, somos impacientes con los pedidos y deseos que hacemos al Señor. Queremos tanto algo que llegamos incluso a pensar que, con Dios, las cosas se solucionan como en un pase de magia. Pero no es así.

El tiempo nos enseña mucho, incluso a sernos más perseverantes en la oración. Dios nos conoce muy bien y sabe el tiempo para cada cosa en nuestra vida. Por eso, delante del tiempo de espera, se ejercita en confiar más, en creer más, en abandonarse un poco más en las manos de Aquel que solo piensa en el mejor para cada uno de nosotros, en sus hijos.

Si tu estas cansado de esperar, renueve hoy la decisión de depender de Dios y creer que la demora también es Providencia.

Seamos amigos de nuestro tiempo de espera, pues en él, aún que no veamos, está siendo engendrada nuestra felicidad.

Lee más: 
.:Amistades en tiempos de likes
.:Viviendo el tiempo de la Misericordia
.:¡Vivamos la misericordia mientras hay tiempo!

Tu hermano,
Joanderson Mereiros

Deja un comentario