El Señor nos hará firme, fuertes y seguros

La mejor actitud que podemos tomar es dejar que el Señor condúcenos por la mano, pues de Él viene toda bendición para libertar del maligno y restaurar. El Señor nos hará firmes, fuertes y seguros. 

“Humillaos, pues, sobre la poderosa mano de Dios, para que, en la hora oportuna, Él lo exalta. Entrega a él toda la preocupación, pues El es quien cuida de vosotros” (1Pedro 5,6-7) 

Seamos sobrios y vigilantes para nunca olvidarnos de los sufrimientos de Cristo y de todas sus promesas.  Pidamos siempre la fuerza del Espíritu Santo, al final de que no perdamos la fidelidad en el Padre. 

Saludos
Geraldo Garcia

Deja un comentario