Somos hijos, somos herederos

Que usted pueda tomar conciencia de su filiación divina. Seamos hijos amados de Dios. Recuerde la parábola del hijo pródigo, en Lucas 15,11-32. ¿Dónde usted encuentra? Como el hijo más viejo, murmullando y olvidando de su filiación y del lugar que posee en el corazón de Dios? O como el hijo más nuevo, gastando todo con el mundo sin conciencia de sus actitudes? 

Vuelva para los brazos de Dios, vuelva para el padre del Cielo, quede con Él para encontrarse contigo y toma tu lugar que Él ha preparado para usted. “Yo te levantaré, yo te levantaré, hijo amado, hijo querido, restituiré tus fuerzas, te atraeré para mi, yo te daré nuevas vestimentas, hijo amado, hijo querido” (Tramo de la música “Yo te levantaré” – Frei Gilson).

 

 

¡Que hoy, con esta canción, usted pueda rezar!
#Somoshijostenemosunaherencia   

Dios te bendiga
Thuany Pinheiro

Deja un comentario