Soy Feliz porque tengo a Dios

Tenemos a Dios … En las situaciones más difíciles en que, por diversos acontecimientos, quedamos desamparados, sin curso alguno para seguir adelante; en las realidades en que los sufrimientos no generan esperanza y la vida no genera en nosotros la alegría de vivir, y si el desánimo por la vida, el asco por aquello que Dios me ofrece hoy. Los sufrimientos, las puertas cerradas, las frustraciones, las humillaciones, decepciones, fracasos,desafios y hasta la própria lucha contra aquél pecado que parece que está impregnado en nuestro corazón son útiles para nuestra salvación. 

En todas las contrariedades, mire para sí y dicelo como San Pablo: “Todo contribuye para el bien de aquellos que aman a Dios” (Rm 8,28), así usted ya no es más él mismo, la vida  te trajo estas situaciones para tu conversión, para tu santidad. Esta es la primavera, la visita de Dios, ¡Es una novedad que aparece frente a las diversidades! 

Dios te bendiga
Vitor Hugo

 

Lea más:

::Somos hijos, somos herederos
::Florezcamos

Deja un comentario